Atención plena en el alimento

El alimento forma parte de nuestra rutina diaria de al menos 3 o 4 veces al día.

El alimento como fuente energética, nos introduce en el mundo de las sensaciones con la intención, de conectar profundamente con aquello que percibimos.

Hace un tiempo vengo trabajando con este tema sobre CÓMO comemos, poniendo atención a la forma en que lo hacemos más que al QUÉ ingerimos, que por supuesto es super importante también y prioritario a la hora de armar nuestro menú semanal.

Un libro que me marcó muchísimo y realmente para aquellos que están interesados en profundizar en este tema les recomiendo es COMER ATENTOS de  Jan Chozen Bays (pediatra y profesora de meditación hace más de 20 años), es lo mejorcito que hay sobre este tema.

Seguramente habrás detectado que en muchas ocasiones que por ejemplo, no comes por hambre, sino que podrías simplemente beber agua, la sed es denominada el octavo hambre. En este libro se describen con mucha claridad y varios ejercicios los 7 tipos de hambre (visual, olfativo, mental, bucal, estomacal, celular y del corazón) que podrás explorar a tu ritmo.

Comer consciente significa que comiences a estar atento a tu ser en su totalidad, que puedas estar presente, sintiendo cada sensación. Ser consciente de lo que estás eligiendo, a quien decidís comprar tus productos, cómo preparas tu comida, en qué horarios lo haces, de qué manera, la cantidad de alimento que ingerís, entre otros.

Además, el alimento está muy asociado con tu mundo emocional así como ocurre con la respiración, conectar con tus emociones también colabora en el proceso de tu ser consciente y te permite hacer cambios de acuerdo a tus percepciones.

Aquí te comparto algunos hábitos básicos para que comiences a prestar atención en tu alimentación cotidiana.

  1. Se paciente con tu proceso siempre. Disfruta cada paso, no sigas lineamientos a raja tabla, crea tu propia experiencia, esa es la mas valiosa y genuina. Pero lo más importante, es que de esta manera, la podrás sostener en el tiempo.
  2. Agradece en cada comida por el alimento que vas a disfrutar en este día, tomate unos segundos antes de ingerirlo.
  3. Recuerda que lo importante no es que estés lleno, sino que satisfecho. La medida ideal sería la de tus manos en forma de cuenco. Recuerda siempre el concepto del tao Vaciar para llenar…
  4. Observa los aromas, los colores, los sonidos, el gusto y la textura de tu alimento. Todos los sentidos abiertos y disponibles en el momento que te sientas a la mesa.
  5. No olvides el proceso de masticación, es super importante y lo hemos dejado de lado en este mundo vertiginoso.
  6. Cocina con música, con mantras y también puedes previamente encender un sahumerio en tu cocina afirmando la limpieza y la buena energía con la cual vas a cocinar.
  7. Trata de buscar algún día en tu semana donde puedas comer en silencio, sin la tele, sin teléfono cerca, simplemente COME.
  8. Intenta comer lento y siempre observa si es el cuerpo que quiere alimentarse o es tu corazón.
  9. Empieza a leer las etiquetas de los alimentos y rápidamente podrás darte cuenta si ese alimento es natural o está cargado de aditivos y procesos extra que lo alejan de la naturaleza.
  10. Observa que emoción aparece cuando tienes hambre.
  11. Decide comenzar a reemplazar los alimentos procesados y refinados como primer paso y luego empieza a incorporar más frutas, cereales, legumbres, verduras, semillas, germinados, fermentados, algas, aceites y agua de buena calidad. Poco a poco, tu alacena comenzará a cambiar, y un día casi sin darte cuenta se verá de otra manera.
  12. En lo posible intenta realizar tu propia comida y cuando sales a comer afuera investiga, averigua qué tipo de alimentos utilizan, cómo se cocina y qué personas están involucradas en el proyecto ( hoy con internet rápidamente podes conocer un poco más de ese espacio).
  13. Recorre ferias, proveedores naturales y comienza a diseñar tu propia agenda saludable (lleva un tiempo no te desesperes!)
  14. Organiza tu cocina al menos un día a la semana porque sino te va a resultar imposible comer sano y saludable. Activa y cocina en algunos casos, los alimentos ( semillas, frutos secos, cereales & legumbres) todos juntos para ganar tiempo y luego contar con ellos al menos por 3 o 4 días.

Espero que este artículo te haya servido y que poco a poco puedas comenzar a incorporar algunos nuevos hábitos, siempre escuchando a tu cuerpo, observando tu mente y enriqueciendo tu espíritu. Y algo importante, relaja, si un día te dan ganas de comer algo que tal vez no está dentro de tus nuevas rutinas, primero observa qué te pasa, que sientes y elige a consciencia, sabiendo que mayormente estarás ingiriendo alimentos cercanos a la tierra y de la mejor calidad posible.

Buenas vibras,

Flow

Flor Rapisardi

Flor Rapisardi

Fundadora at Flor Rapisardi
Flor Rapisardi trabaja como Consultora en Bienestar & Comunicación Consciente, tanto para el público en general como para empresas. Yoga, meditación, alimentación natural & terapia floral.
Flor Rapisardi

Latest posts by Flor Rapisardi

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.