¿Pueden los niños tomar Kefir?

La respuesta de Alex von Foerster a una pregunta bastante usual pero poco explorada.

¡Cuántas veces me hicieron esta pregunta! Y es lógico, porque realmente no hay mucha información al respecto. Si consultan esto mismo con su pediatra o médico de cabecera, lo más probable es que la respuesta sea NO. Principalmente porque la mayor parte de los médicos que ejercen medicina alopática no saben qué es el kéfir y ante la duda, mejor no consumir algo “extraño”. Y si el médico está formado en medicinas complementarias o integrativas, posiblemente se muestre más afín a decir que sí.

Poca es la información científica que avala este tema ¿Por qué?

En este último siglo de la mano de la industrialización del alimento, hicimos todo lo que pudimos para eliminar los alimentos fermentados de nuestros hábitos (pasteurización, irradiación, conservantes químicos, etc.) Si bien esto está cambiando y la medicina y la nutrición van poniendo cada vez más sus ojos sobre el magnífico mundo de los fermentos, la microbiota y las bacterias benéficas, todavía no abundan los estudios científicos y la bibliografía.

Si tratamos de tejer una analogía entre el kéfir de leche y el de agua, podemos decir que la composición de microorganismos de las dos bebidas es similar. La diferencia principal es que en un caso fermentamos leche y en el otro agua. Es decir, el valor nutricional es muy diferente, pero la población de bacterias y levaduras no tanto.

Puedo contarles que Donna Gates, terapeuta y referente mundial en el uso de alimentos fermentados, señala que en Rusia los bebés toman kéfir de leche diluído en agua desde los 4 meses.

¿Qué aspectos debería considerar?

Algo que a mí me despierta atención es el contenido alcohólico del kéfir de agua que si bien es bajo (0,5 a 2%), no es despreciable y según cómo hagamos el Kefir podemos generar aún más alcohol. Si partimos de un kéfir muy azucarado (5 cdas. o más por litro de agua) y/o usamos muchas pasas de uva en la fermentación y/o hacemos fermentaciones más largas (72 hs o más); vamos a producir más alcohol.

Así es que si consideramos darle kéfir a un bebé o niño, una de mis sugerencias es hacerlo con poca azúcar (2 o 2 ½ cdas. de azúcar por litro de agua) y con fermentaciones más cortas (48 hs. con temperaturas de 15 a 25 °C, o 36 hs. con temperaturas de 25 a 35 °C).

¿Le doy o no le doy?

Eso es algo que cada uno de ustedes decidirá. Como bien saben, yo tengo 3 hijos y múltiples razones para elegir consumir diversos alimentos fermentados a diario, en todas las etapas de nuestras vidas. El Kefir de agua me parece una bebida muy simple de hacer en forma casera, a la cual le podemos variar su sabor en función de los ingredientes que usemos. Y desde el punto de vista nutricional, es un probiótico que aporta una colonia simbiótica de muchas bacterias y levaduras benéficas a nuestra microbiota. Mis 3 hijos han consumido kéfir de agua desde los 8 meses aproximadamente.

Por el contenido alcohólico que tiene la bebida, es que hasta los 2 años de edad les dimos poca cantidad y en general diluido con agua en partes iguales. Empezamos con un par de cucharadas diarias, llegando a consumir 1/4 o 1/3 de vaso de kéfir por día cuando están cerca de los 2 años de edad. A partir de los 2 años, han tomado kéfir puro. De los 2 a los 5 o 6 años, tratamos de que no superen 1 vaso por día. Luego de los 6 años aproximadamente, por momentos toman un poco más.

Algo que hacemos con frecuencia (que puede ser útil si sus hijos no muestran mucha afinidad a la bebida) es preparar licuados con agua, kéfir de agua y alguna fruta fresca. Este tipo de bebidas es ideal para incorporar los probióticos a nuestra alimentación.

Espero haberlos ayudado al menos compartiéndoles mi experiencia y nos encantaría que nos dejen un comentario con la suya.

Alex Von Foerster

Alex Von Foerster

lleva más de 17 años practicando, estudiando y experimentando con alimentos y diferentes sistemas o protocolos nutricionales. Fundador de Granomadre, Técnico en Dietética y Nutrición natural, escribió varios libros y dicta talleres dedicados a difundir formas de alimentación saludables, especialmente las tradiciones culinarias milenarias.
Alex Von Foerster

Latest posts by Alex Von Foerster

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.