¿Podrías necesitar Spirulina sin saberlo?

La Spirulina ya es famosa como Superalimento pero cuándo podrías necesitarla y para qué? Estos son sus beneficios nutricionales.

Que es la Spirulina

La Spirulina es uno de los organismos vegetales más antiguos y simples del planeta, con más de 3.500 millones de años de antigüedad. Es una microalga con forma de espiral (de ahí su nombre más conocido como Spirulina), que conforma el primer eslabón de la cadena de la vida siendo una micro-fábrica biológica que produce oxígeno y muchos de los nutrientes esenciales que la vida necesita para existir en estructuras muy simples (especialmente aminoácidos, vitaminas, minerales, algunas grasas y otros compuestos activos como la ficocianina). Todo esto lo produce a partir de la luz del sol, el CO2, el agua y los elementos básicos como nitrógeno, fósforo y potasio. El nombre técnico de las cepas más utilizadas comercialmente son Arthrospira Platensis y Arthrospira Máxima.

Ahora que ya sabes que es la Spirulina; ¿Para qué le sirve al ser humano?

En el caso del consumo humano, idealmente se utilizan cepas que son cultivadas en ambientes controlados (para poder manejar sobre todo la contaminación por metales pesados).

Su principal ventaja, es que la Spirulina produce muchos de los nutrientes esenciales que el cuerpo necesita, dentro de ellos, todos los aminoácidos esenciales en una estructura muy simple y básica, lo que hace que el cuerpo pueda absorberlos de forma muy efectiva (entre el 85-92% de biodisponibilidad) invirtiendo muy poca energía en ello, a diferencia de alimentos más complejos como la carne por ejemplo, que tienen una menor tasa de absorción, y el cuerpo necesita invertir mucha energía para digerirlos (por eso nos da tanto sueño cuando comemos mucha). También limpia el cuerpo de metales pesados y toxinas, y le provee buena cantidad de antioxidantes. Esto convierte a la Spirulina en una de las bases de los superalimentos.

¿Porque es importante?

Al proveer nutrientes esenciales, permite que el cuerpo retome ciertos equilibrios que ayudan a que las células salgan del estado de supervivencia, y que puedan desarrollar su trabajo de mucho mejor manera. Todo esto se traduce en que el cuerpo tiene más herramientas, y permite un mejor funcionamiento sistémico que tiene como consecuencia:

  • Mejor energía vital disponible ya que las células son capaces de procesar mejor su energía.
  • Menor ansiedad y mayor concentración ya que el cuerpo puede producir sus neurotransmisores.
  • Regulación en el peso del cuerpo ya que está mejor nutrido y tiene la capacidad de regular su ansiedad y señal de hambre.
  • Menos enfermedades ya que el sistema inmunológico se fortalece.
  • Mejores estructuras como pelo, piel y uñas entre otros debido a la cantidad de minerales y nutrientes que ayudan a fijarlo de buena manera.
  • Mantención de la masa muscular por la calidad de aminoácidos

¿Cómo se come?

La Spirulina es un complemento alimentario enfocado en proveer una base de nutrientes esenciales básicos, y no pretende reemplazar las comidas del día. Se ofrece en formatos polvo y tabletas, y también se está agregando a diferentes alimentos como barritas de cereales, jugos y concentrados de proteínas entre otros.

La porción básica es de 5grs al día para hombres (10 tabletas de 500mg o una cucharada de te llena), 4 grs al día para mujeres (8 tabletas de 500mg o una cucharada rasa de té) y 2grs al día para niños menores a 7 años (4 tabletas de 500mg o la mitad de una cucharada de té en el caso del polvo). Una persona puede consumir más de una porción al día dependiendo de sus requerimientos. Por ejemplo, en el caso de personas que hacen deporte más intensamente, es bueno que puedan consumir 2 porciones al día para que su cuerpo pueda tener mayor cantidad de aminoácidos y micronutrientes disponibles.

La porción se puede consumir completa en la mañana en ayuna, o también distribuida durante el día. Esto dependerá del nivel de hábitos de la persona y lo que se quiere lograr. En el caso de querer regular el peso por ejemplo, es bueno distribuir la porción en 2: mitad en la mañana en ayuna, y mitad media hora antes del almuerzo. Esto ayuda a llegar con menos ansiedad a comer, y por lo tanto bajar las porciones de comida. Es muy importante tomarse las porciones con abundante agua, ojalá con 2 vasos grandes llenos (ya que la Spirulina viene deshidratada), además de aumentar el consumo de agua durante el día, ya que con el consumo de mejores nutrientes, el metabolismo necesitará mayor hidratación y limpieza.

Al ser un alimento, la Spirulina no tiene mayores contraindicaciones. La única precaución es para las personas que tienen hipertiroidismo (excesiva actividad de la tiroides), ya que la Spirulina contiene iodo y estimula la actividad de la tiroides. En general se recomienda para las personas que tengan hipotiroidismo, es decir, una baja actividad de la tiroides ya que ayuda a estimularla en forma natural. La Spirulina tiene un color verde-azulado oscuro, y es muy importante su pureza y que esté libre de toxinas y metales pesados, por lo que es necesario consumirla de fuentes confiables.

La Spirulina la puedes encontrar en farmacias y tiendas naturales, desde ya en Nutresencial.

Es importante que el consumo de nutrientes esenciales se realice diariamente. Por esta razón, al ser relativamente fácil de consumir (en el caso de tabletas), la Spirulina también ayuda mucho a darnos al menos un momento al día, en el que nos enfoquemos en nuestra nutrición y salud. A partir de esto, es más fácil ir creando otros hábitos saludables en nuestro día a día.

Por Luis Merino de Nutriesencial

 

¿Quieres Recetas con Spirulina? Prueba este licuado energético!

Otras Fuentes

Otras Fuentes

Green Vivant se hace eco de artículos relevantes, ligados a nuestras temáticas de interés, y los comparte con los lectores. La fuente original siempre está indicada en cada nota.
Otras Fuentes

Latest posts by Otras Fuentes

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.