«Un lavado de cáscara»: La carrera de Nutrición de la UBA convoca al público a entregar verduras y frutas para realizar un estudio. Consideran una importante presencia de plaguicidas, insecticidas y fungicidas.

 La Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria (Calisa) de la carrera de Nutrición de la UBA convoca a la población a llevar las frutas y verduras que consume para detectar si contienen agrotóxicos. A partir de un estudio reciente, comprobaron la presencia de diversos agroquímicos en sangre y orina en muchas personas, aun de zonas urbanas. Con el objetivo de llevar a cabo un relevamiento directo, en la Facultad de Medicina se recibirán muestras de lechuga, morrón, tomate, zanahoria y naranja, que serán analizadas por estudiantes y profesionales de la Universidad de La Plata, cuyos resultados se obtendrán en dos semanas. Una investigación preliminar en busca de plaguicidas, insecticidas y fungicidas dio como resultado que 76,6 por ciento de los alimentos tenía al menos uno de esos compuestos, incluyendo el endosulfan, prohibido en el país desde 2013. “Hace tiempo que transmitimos a la población la importancia de consumir alimentos lo menos procesados posible. Decimos que hay que comer frutas y verduras, pero lo que observamos a través de estudios es que éstas contienen cada vez más agrotóxicos; muchas personas tienen en su sangre y en su orina gran parte de estos agroquímicos, y no nos referimos sólo a quienes viven o trabajan en el campo sino a hombres y mujeres que viven en plena ciudad”, aseguró Miryam Gorban, licenciada en Nutrición. En este contexto, Calisa se propuso realizar un relevamiento directo sobre la calidad de los alimentos que la población consume:

“La idea es que la persona traiga medio kilo de las especies que pedimos, comprada en su verdulería habitual, y pueda saber si tiene o no agrotóxicos”, detalla por su parte Raúl Bottesi, ingeniero agrónomo y docente en la carrera de Nutrición. Las especies que podrán recibirse mañana a las 18 en la Facultad de Medicina (Paraguay 2155, Salón de Consejo del primer piso) son lechuga, zanahoria, tomate, morrón y naranja; luego de entregar medio kilo de cualquiera de ellas o de varias, se completa un formulario y en unos quince días se estima que estará el resultado. Las muestras serán analizadas por el Espacio Multidisciplinario de Interacción Socio Ambiental (Emisa), un equipo conformado por profesionales y estudiantes de la Universidad de La Plata que ya realizó un relevamiento cuyos resultados se publicaron bajo el título “Plaguicidas, los condimentos no declarados”. Entre noviembre de 2014 y abril de 2015 se analizaron 60 muestras en busca de insecticidas, fungicidas y herbicidas, y se detectó que el 76,6 por ciento de los alimentos tenía al menos uno de estos compuestos, mientras que el 27,7 por ciento dio positivo a tres de ellos o más. Bottesi explica que “hay sustancias que no deberían detectarse en los alimentos, a menos que el agricultor se haya excedido con la dosis o haya fumigado muy cerca de la cosecha. Y en estudios anteriores se detectó el uso de agroquímicos que se encuentran prohibidos, como los organoclorados”, en referencia al endosulfan, prohibido en la Argentina desde 2013. “Si no se conoce el origen del cultivo, lo que se recomienda es lavar varias veces y con mucha agua frutas y verduras. Algunas verduras como la zanahoria, la papa o el nabo conviene siempre pelarlas, al igual que las frutas”, recomienda Bottesi. Según el especialista, “existe una conciencia cada vez mayor entre los productores, pero sobre todo en los consumidores, acerca de la necesidad de cambiar la forma de producir. Y como consumidores también tenemos que cambiar la cabeza y comenzar a desmitificar esto de que comer más sano es sólo para una elite”, concluyó Bottesi. Fuente: Página 12, 28 de septiembre de 2015.

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

No Comments Yet

Comments are closed