Los parásitos: depredadores naturales del ser humano

En nuestro organismo conviven múltiples especies de microorganismos, de hecho, estamos compuestos por más ADN no humano que humano: se calculan 10 microbios por cada célula humana. Esto nos lleva a pensarnos a nosotros mismos como una comunidad y ya no como individuos separados del medio.

Se conocen por lo menos 500 especies de microorganismos y seguramente haya más que aún no fueron reconocidos. Para que haya armonía debe existir un equilibrio entre estas especies en nuestro organismo, puesto que muchos son benéficos e incluso necesarios ya que colaboran en procesos metabólicos y enzimáticos, y otros que parasitan nuestro cuerpo debilitándolo, extrayendo nuestros nutrientes y contaminando el medio.
Uno de los principales problemas que tenemos actualmente es el desconocimiento y la poca importancia que se le da al tema de los parásitos, siendo un factor sumamente importante en la preservación de la salud.

Se entiende por parásito: “organismo animal o vegetal que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo” (Real Academia Española, diccionario de lengua española, de Ed, 2012). Estos organismos ingresan a nuestro cuerpo en forma de huevos, larvas o, en su estado adulto, a través del agua contaminada, frutas y verduras que no están bien lavadas, el aire, o el contacto con animales, inclusive los domésticos, o con otras personas a través de la piel y los fluidos, así como el contacto con superficies que no están limpias y picadura de insectos.

La medicina actual no lo toma en cuenta y solo asocia a los parásitos con zonas tropicales o estratos de bajos ingresos donde las condiciones de higiene son escasos. Sin embargo, se calcula que el 90% de la población mundial está infectada por uno o más parásitos sin que tengamos registro de ello. Pero hay que tener en cuenta, que las técnicas de detección de la parasitosis se limitan a identificar algunas pocas especies intestinales a través de un análisis de materia fecal o un análisis de sangre…quedando afuera algunos difíciles de detectar que se alojan en el hígado, páncreas, cerebro, o cualquier otro tejido.

Podemos observar la situación de gran vulnerabilidad en la que nos encontramos, siendo los parásitos un natural depredador del ser humano que busca un medio en el cual sobrevivir y reproducirse.

Si nuestras defensas son buenas, eliminarán y expulsarán del organismo a los parásitos, pero si nuestro sistema inmunológico está debilitado la infección de expandirá ocasionando grandes daños. El aumento en el consumo de azúcar, carnes poco cocidas, harinas refinadas, lácteos industrializados sumado al abuso de antibióticos, productos industrializados, incorporación de metales pesados, aumenta las posibilidades de ingreso de parásitos a todo el organismo y debilitamiento nuestro sistema inmunológico.

Algunos de los síntomas que produce son irritación, sofocos, trastornos de memoria, pánico, desequilibrios hormonales, problemas inmunológicos, inhibición de la dopamina.

Podemos sospechar de la presencia de parásitos si aparecen síntomas como: diarrea, vómitos, dolor estomacal, picazón anal, sangrado intestinal, pérdida de apetito, pérdida de peso, desnutrición, anemia, trastornos de crecimiento, estreñimiento crónico, sangre en las heces, ojos hinchados, irritación intestinal, pancreatitis, fatiga crónica, baja energía, problemas en la piel, piel seca, caída de cabello, cabello debilitado, alergias, picazón de nariz, en la piel, reacciones alérgicas a alimentos, urticaria, ictericia, sensación de arrastre bajo la piel, erupciones, eczemas, cambios de humor, ansiedad, depresión, insomnio, desorientación, obsesión, bruxismo, dolores musculares y articulares, fibromialgia, trastornos en la sangre, hipoglucemia, anemia, enuresis, entre otros.

La forma más habitual para la medicina alopática de combatir dichos organismos es a través de antiparasitarios y antibióticos que son muy fuertes y pueden dañar la flora intestinal indiscriminadamente. A veces no hay más remedio, especialmente cuando la condición es muy aguda, pero es importante luego de su administración incorporar prebióticos y probióticos para que la flora intestinal pueda recuperarse y favorecer el fortalecimiento del sistema inmune. Por otro lado, la muerte de estos microorganismos en el cuerpo también generan toxicidad, por lo cual un
proceso de detoxificación adecuado es indicado.

Todas las tradiciones tenían conocimiento de los parásitos y desarrollaron diversas técnicas preventivas para mantenerlos bajo control en base a hierbas, tónicos y semillas. Realizaban estas prácticas con regularidad porque a través de sus observaciones conocían muy bien la relación entre las infecciones y las enfermedades que causaban.

Algunas de las recomendaciones más naturales para la prevención que vienen de estas tradiciones son, el consumo de:

Es importante estar atentos a los primeros síntomas que muchas veces se vuelven crónicos si los subestimamos. Consultar a un especialista que indicará cuáles son las medidas adecuadas a tomar según el tipo y grado de infección. Conocernos más a nosotros mismos y cómo nos relacionamos con nuestro entorno, sin duda es uno de los factores más importantes para crear un estado de buena salud. Finalmente, todo se trata de un sabio equilibrio.

Liz Alcalay

Liz Alcalay

Como terapeuta integrativa mi atención está enfocada en crear las mejores condiciones posibles para que cada persona pueda desarrollar su pleno potencial conectándose con su verdadera esencia más allá de los roles adjudicados familiar o socialmente.

Al abrirnos a la posibilidad de una mirada integradora que reúne el plano físico, emocional, mental, social y espiritual, podemos reconocer una realidad interrelacionada y así descubrir nuestra íntima conexión con la vida en todas sus dimensiones.

Cada persona es un ser único y singular, y es un objetivo de la terapia que no sólo podamos reconocer esa singularidad sino que también podamos abrazarla en su totalidad desde un corazón abierto y compasivo.
Liz Alcalay
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.