Alimentarnos con pétalos, ¿es posible? ¿Hace bien? La distinción entre las flores comestibles con beneficios y las que son tóxicas naturalmente.

En los últimos años, se nota un auge en el uso de flores en la preparación y decoración de nuestros platos. En realidad, las flores han estado presentes desde siempre, y un ejemplo de ello son las elaboraciones hechas con alcauciles (alcachofa), coliflor o brócoli, azafrán o clavo de olor, entre otras. Estos productos no son sino flores, aunque a veces lo olvidemos.

Para ser comestibles, en primer lugar, las flores deben ser cultivadas para tal consumo, vale decir, sin la utilización de ningún tipo de agroquímico: fertilizantes, fungicidas, herbicidas y/o pesticidas. De  ninguna manera debemos incorporar en nuestras preparaciones flores adquiridas en florerías, sólo las caseras o provenientes de mercados orgánicos.

Para poder utilizar en nuestros platos las flores de nuestra huerta agroecológica, debemos considerar que cualquier tratamiento natural para control de plagas o para tratar alguna enfermedad, debe realizarse al menos una semana antes de la cosecha de la flor.

Una aliada maravillosa en nuestra huerta agroecológica es el taco de reina, que nos ofrece una gama de tonalidades entre los amarillos y los anaranjados intensos. Sus flores aportan un suave picor a las ensaladas frescas.

 

Preparando las flores

Las flores comestibles deben lavarse con agua fresca y potable, retirar el exceso de agua y dejarlas secar sobre una servilleta de papel. Es preferible cortarlas de la planta y consumirlas en el día. Si las flores comestibles son compradas, se pueden mantener en la heladera por dos o tres días, en un recipiente con agua.

 

Infusiones

Pueden realizarse con pétalos de rosas y/o jazmines. Se lleva un recipiente con agua a temperatura de ebullición (100ºC) y se apaga el fuego. Se incorporan los pétalos y se deja reposar aproximadamente 15 minutos, para lograr una mejor extracción de aromas. Luego se cuela y la infusión puede disfrutarse tanto caliente como fría.

No todas las flores cultivadas de forma agroecológica pueden consumirse, ya que muchas contienen naturalmente compuestos tóxicos para el organismo.

 

Flores tóxicas

Los síntomas de envenenamiento por ingestión de plantas, ya sea en adultos, niños o mascotas, van desde un simple dolor de estómago hasta fallas cardíacas y renales.

Las flores potencialmente más dañinas son: adelfa (Nerium), aconitum, arveja dulce (Lathyrus), azafrán de otoño (colchicum), azalea, dicentra, hiedra inglesa (Hedera heliz), flor del tabaco (Nicotiana), Dedalera (Digitalis), flor de la papa, glisina, iris, lantana, lirio o azucena (Convallaria majalis).

Si tuviera lugar un accidente por ingestión de alguna parte de una planta tóxica -sobre todo en el caso de niños o mascotas-, es muy importante llevar la muestra para facilitar la tarea de búsqueda del antídoto al  pediatra o veterinario. Dada esta situación, lo más recomendable es acercarse a un centro especializado en toxicología.

 

Consejo general

En el caso de las plantas de nuestra huerta, es recomendable no utilizar todas las flores: si las consumimos en su totalidad, no tendremos frutos. Es preferible elegir las flores macho, en el caso de las plantas de calabaza o las diferentes variedades de zapallo, cuyo tallo es fácil de distinguir porque es más delgado.

 

Disfruten de los colores y los sabores de la huerta!!

 

Andrea Fernandez Bernardi

Andrea Fernandez Bernardi

Es promotora del Plan Prohuerta-INTA y profesional de la gastronomía. El amor por las plantas y la cocina, y el contacto y el respeto por la naturaleza en todas sus formas, los recibió de dos grandes mujeres: su abuela y su mamá respectivamente. La curiosidad y avidez de conocimientos guiaron a la buena lectura, a los idiomas y al arte. Todo esto confluyó en su vocación emprendedora. Hoy va por la vida compartiendo lo que aprendió y abriendo puertas al conocimiento y la formación. Ha recibido reconocimientos institucionales, por su desempeño y labor, que renuevan su compromiso y convicción por la cocina saludable y la divulgación de hábitos ecosustentables.
Andrea Fernandez Bernardi

Latest posts by Andrea Fernandez Bernardi