Iniciando en BLW: ¿cómo ofrecer los alimentos?

Ideas y alternativas para ofrecer distintos alimentos a los más chicos sin desesperar en el intento.
Imagen por Nay Porreca. Todos los derechos reservados.
Imagen por Nay Porreca. Todos los derechos reservados.

Hoy me gustaría contarles sobre los diferentes modos de ofrecer alimentos a los más
pequeños. En esta nota les propongo un recorrido por los más clásicos y algunos un tanto más originales.

La banana suele ser uno de los primeros alimentos que prueban los bebés, tanto quienes dan papillas como quienes practicamos BLW. Al inicio es buena opción presentarla con cáscara: la manipulación es rudimentaria y esto evita que se les escape de la mano o se les haga puré antes de llegar a la boca.
Cuando han aprendido a controlar un poco su fuerza, la opción de ofrecer bastoncitos es ideal para ir perfeccionando esta habilidad. Y más adelante, cuando muestran interés por usar su pinza, pueden probar cortar pequeños trozos, porque les presenta un desafío ideal para dominarla.
En nuestro caso Amanda la probó directamente pelada, y no hubo historia con que se resbalara un poco. Cuando descubrió el uso del tenedor tenía que cortarle todas las frutas en trocitos para pinchar, y ahora hace rato prefiere comerla con cáscara, porque le gusta pelarla solita.

El brócoli suele ser de los primeros elegidos por mapadres y bien aceptados por bebés. Su
forma de “arbolito” lo hace fácil de agarrar con la mano plena y su “copa” es tierna lo cual a los adultos cuidadores les da seguridad.

La palta es otra historia. En casa somos FANS. Lo cierto es que su consistencia blanda es muy adecuada para primeras comidas, por su aporte calórico es una excelente opción para sumar en esos momentos en que luego del año suelen “comer poco” y además es riquísima (si, la amamos).
Al inicio la ofreceremos en gajos, como suele patinarse podemos optar por dejar la cáscara en un extremo y así facilitar su agarre. En trocitos pequeños será todo un desafío para practicar la pinza y en forma de puré (y quizás un rico guacamole) una opción genial para untar sobre cualquier cosa o comer a cucharadas.

El caso de la zanahoria, según me han dicho, es una “figurita difícil”. Y sí, si bien es la típica de las fotos de inicio no siempre es la más noble para empezar. Para ofrecerla de forma segura debemos lograr con la cocción (al vapor o hervida) una consistencia que permita aplastarla sin que se corte un trocito que salga disparado entre los dedos (porque eso escurriría entre las encías).
Si bien Amanda la probó en los típicos bastoncitos, yo no me sentí confiada con su consistencia y como rápidamente introduje el huevo en su alimentación, opté por resolverlo integrándola rallada en una tortilla. Cuando hacen pinza es más simple incorporarla a preparaciones simples (salsas, guisos, salteados, etc) en forma de cubitos bien tiernos.

La carne merece un punto y a parte. Incorporar desde el inicio alimentos ricos en hierro es fundamental. Para mí la clave es elegir cortes tiernos (bifecitos de lomo por ejemplo) o cocciones largas que permitan tiernizarlos (guisado, braseado). Luego se cortan bastoncitos “transversal a la fibra”, de modo que al arrancar trocitos estos sean cortos y pequeños.

Una vez que manejan la pinza pueden ofrecer trozos pequeños directamente, pero no procesados, que les sea necesario masticar. La misma forma de presentación vale para la carne de cerdo que suele ser más magra y económica que la de vaca, así que ténganla en cuenta. La carne de pollo también se ofrece así desde el inicio, suelen tenerle menos miedo porque se “deshace” más.

Por último les dejo algunos puntos que deberíamos tener en cuenta a rasgos generales:

  • La idea es siempre seguir los intereses del niño teniendo los recaudos de seguridad que son nuestra responsabilidad.
  •  Recuerden que todas la frutas y verduras que le ofrezcan a sus niños, sobre todo con cáscara, deben estar debidamente sanitizadas.
  • Esta no pretende ser una guía inalterable, cada familia hará su experiencia y verá
    cuán adecuada es cada presentación para su bebé. ¡Prueben y confíen!
Naida Porreca

Naida Porreca

Médica UNR MP 18929

Mamá de Amanda, de 2 años y 10 ms, con quien pone en práctica BLW desde sus 6 ms.

Administradora del grupo BLW Argentina desde 2017

Asesorías y talleres BLW desde 2018
Naida Porreca
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.