Muchas personas tienen miedo a no poder ir a un reunión, a sentirse criticados o aislados al elegir comer saludable, ¿te pasó? A mí también me sucedió, he estado allí y también he ayudado a otros en el proceso de amigarse con su elección. ¡No te rindas!

Mi consejo es comprender que tus elecciones no son “una dieta” sino un estilo de vida y llevarlo adelante con alegría para poder contagiar a otros, en vez de querer convencerlos o criticarlos por su manera de comer o elegir. ¿Te das cuenta de la diferencia? Existe la creencia de que comer sano es un impedimento para relacionarnos con las personas de nuestro entorno. Comer saludable puede ser un motivo de unión en vez de separación. El problema la mayor parte de las veces no está en la mirada del otro, sino en la mirada de uno mismo; en el lugar donde nos ubicamos y ubicamos a los demás.Hace más de 10 años que vengo experimentando diferentes técnicas para sentirme bien y hacer sentir bien a quienes me rodean (algunas exitosas y otras fallidas! jaja). Aquí voy a compartir las que SI funcionaron y ayudan a mis alumnos a andar por la vida felices con su elección, compartiendo lo bueno y respetándose en este hermoso camino de crecimiento.

Más que consejos, éstas son “reglas de convivencia” que ayudar a encontrarse en armonía con uno mismo y con los que no comparten nuestros hábitos.

1-No querer convencer. Olvidémonos de predicar: quien está interesado te va a preguntar, quien no, se alejará. Lo mejor: ser el ejemplo. Llevar platos preparados por vos para compartir donde vayas y estar relajado es la clave.
2- De lo conocido a lo conocido La mejor manera de contagiar es preparando algo que sea conocido para la persona que quieras “contagiar” y agregarle ingredientes nuevos o una variante del mismo plato. Por ejemplo: a una ensalada, agregarle germinados.
3- Aceptar al otro y a sus elecciones. Si lo que buscas a través de la alimentación es tu paz individual y como consecuencia la paz en un sentido más amplio y general, criticar al otro por sus elecciones no estaría ayudando al objetivo mayor, ¿no te parece? Nunca olvidemos que todos somos seres cambiantes, incluyéndote…
4- ¡No chocar! En vez de hablar sobre lo que “hace mal” o “te hace mal”, es preferible hablar sobre aquello que hace bien, que conviene agregar, probar, etc. Y mejor aún: hablan más tus acciones que tus palabras.
5- Paciencia. Alimentarse saludable, como cualquier otro proceso, es continuo y para toda la vida. Permitirte la flexibilidad, probar, errar y compartir el momento con los demás (más allá de lo que coman) genera mayor paz interior que reprimirte, esconderte o evitar a tus seres queridos por “no tener que comer”-en este caso los remito al tip 2.

¿Qué más te ha servido o podría ayudarte en tu opinión?
Espero que mis consejos les hayan servido para andar más livianos, alegres y en compañía.?En la próxima nota daré Tips para comer saludable ¡en cualquier lugar!

Besos ensalados, Luana

¿Te gustó? ¿te inspiró?Espero tus comentarios en mi Facebook

Luana Hervier

Luana Hervier

Fundadora at Luana Living
Luana Hervier es una Green Vivant desde pequeña, apasionada por explorar y compartir la vida saludable en la ciudad. Coach en Nutrición y estilo de vida, Profesora internacional de Yoga y de Educación Física. Conductora en wellness en Radio y TV. Autora del libro Luana Living: Nutrición y Movimiento para el cuerpo y el alma.
Luana Hervier
No Comments Yet

Comments are closed