Semillas de Calabaza sus propiedades y beneficios

Sorprendentemente, las semillas de calabaza no son muy consumidas en nuestro país. Con frecuencia escuchamos hablar de las semillas de girasol, de sésamo o de lino, entre otras, pero rara vez escuchamos acerca de las de calabaza. Sin embargo, estas semillas son conocidas desde hace muchos siglos por sus incontables virtudes nutricionales y lo bien que le hacen a nuestro cuerpo. Además, como ocupan poco lugar, son muy buenas para tener siempre en el bolso y comer algo sano cuando tenemos hambre durante el día. ¡Vale la pena probarlas!

Las semillas de calabaza son conocidas desde hace siglos como sustancias naturales con propiedades curativas. Tienen una amplia variedad de nutrientes, entre los cuales se encuentran el magnesio, el cobre, diferentes proteínas, el zinc, y vitaminas A, C y E. También contienen compuestos vegetales conocidos como fitoesteroles y antioxidantes, lo cual le da a nuestra salud un impulso adicional. Algunos de los tantos beneficios que podemos encontrar en las semillas de calabaza son los siguientes:

Magnesio que beneficia la salud cardíaca. Un cuarto de taza de semillas de calabaza contiene casi la mitad de la cantidad diaria de magnesio recomendada, que participa en una amplia gama de funciones fisiológicas de vital importancia. El magnesio beneficia la presión arterial y ayuda a prevenir el ataque cardíaco y los accidentes cerebrovasculares.

Zinc para el apoyo inmunológico. Las semillas de calabaza son una rica fuente de zinc, que es importante para el cuerpo en muchas maneras, incluyendo la inmunidad, el crecimiento y la división celular, el sueño, el estado de ánimo, los sentidos del gusto y el olfato, la vista y salud de la piel, la regulación de la insulina y la función sexual masculina. Como si fuera poco, también son particularmente benéficas para la salud de la próstata.

Grasas Omega3 de origen vegetal. Las nueces y las semillas crudas, (como las semillas de calabaza) son una de las mejores fuentes de Omega3 de fuentes vegetales.

Beneficios para las mujeres posmenopáusicas: El aceite de semilla de calabaza podría conducir a una disminución de la presión arterial, dolores de cabeza, dolor articular y otros síntomas menopáusicos en las mujeres postmenopáusicas.

Salud del corazón y del hígado. Las semillas de calabaza son ricas en grasas saludables, antioxidantes y fibras, por lo que proporcionan beneficios para la salud del hígado y del corazón, especialmente cuando se combinan con las semillas de lino.

Para un sueño reparador. Las semillas de calabaza son buenas también para el sueño. Comer semillas de calabaza pocas horas antes de ir a la cama le proporciona al cuerpo el triptófano necesario para la producción de melatonina y serotonina con el fin de promover un sueño reparador.

 

Cómo consumir las semillas de calabaza.

Las semillas de calabaza no requieren refrigeración, por lo que son un excelente alimento que se puede llevar a cualquier lado. Se pueden comer enteras o procesadas en una licuadora para que sea más fácil su digestión.

Con el fin de conservar las grasas saludables presentes en las semillas, las semillas de calabaza se deben comer crudas. Por eso, cuando las compramos es importante asegurarse de que huelan a semillas frescas. Las semillas de calabaza orgánicas son mejores, ya que no están contaminadas con pesticidas u otros productos químicos nocivos.

Para darles un sabor más agradable se las puede deshidratar en el horno. Si prefieren comer semillas tostadas, se pueden asar a fuego lento en el horno (no más de 75 grados) espolvoreadas con sal del Himalaya u otra sal natural, durante unos 15-20 minutos.

 

Latest posts by Martiniano Molina

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Los comentarios se encuentran cerrados