10 razones para NO hacer dieta

Mónica Katz, autora de “El Método de la NO Dieta” nos explica por qué las dietas no funcionan. 10 razones para NO hacer dieta.

1. La obesidad es exceso de grasa. Por lo tanto, el objetivo de las personas con  sobrepeso es perder kilos a expensas de las grasas. Cada kilo de peso perdido tiene una composición promedio: 75% de grasa y 25% de músculo, agua y hueso. Esta se
mantiene siempre que no se adelgace demasiado rápido. Si esto sucede, no solo cambiará la calidad del peso perdido —50% de grasa y 50% de masa magra o agua—, sino que además, ¡la reganancia de kilos será en forma de grasa!

2. El descenso de peso dispara una respuesta en el organismo que se opone a la pérdida de kilos y genera rebote.El cerebro no sabe de dietas. Si ingresan calorías, se gastan. Ahora, si el organismo no recibe suficiente energía, entonces pone en  marcha un mecanismo psiconeurohormonal que limita  la pérdida de peso. Esto puede disparar la famosa “meseta” o el rebote.

3. Las dietas de moda demonizan grupos completos de alimentos para vender su supuesta novedad: ¡la dieta mágica! Unas eliminan todos los hidratos; otras, la leche o los lácteos, y otras, las grasas. El problema es que al excluir tantos alimentos que aportan nutrientes esenciales, estas propuestas pueden generar deficiencias nutricionales.

4. Las dietas de hambre aumentan una hormona llamada ghrelina. Esta se libera en el estómago cuando no hay alimento en su cavidad. El problema con la ghrelina es que
genera ingesta de grasa y aumento de peso.

5. Las dietas clásicas ordenan y dirigen qué comer, pero las personas no las pueden seguir. Entre otras razones porque vivimos frecuentemente un conflicto entre la razón y la emoción. Deseamos comer más de lo que nos place, aunque la lógica es que para perder peso eso no funciona. Por eso no sirve que te demos un menú día por día porque el estrés o una emoción pueden empujarte de un estado reflexivo a uno automático y generar descontrol.

6. Las personas dietantes poseen ocho veces más riesgo de padecer un trastorno alimentario.

7. El paradigma dietante es blanco y negro (¡o estás a dieta o está todo perdido!). Y, por lo general, cuando alguien cree que perdió la batalla, baja los brazos y abandona.

8. Las dietas clásicas te proponen patrones alimentarios insostenibles. Pero la única forma de perder peso y mantenerte es cambiar tu estilo de vida.

9. Todos los humanos necesitamos cada día una dosis de calorías, de nutrientes y de placer. Las dietas clásicas ignoran este último componente. Por eso, la persona percibe un déficit de placer y no puede sostener el tratamiento.

10. Los humanos armamos, por experiencias repetidas, una especie de código de barras (como el de los productos que compramos). Las dietas que eliminan todo lo que te
gusta, que te proponen todo light, generan una señal de error pues nada tienen que ver con lo que tu mente almacenó. Por lo tanto, cuando el cerebro percibe un menú estilo “ración de guerra” y lo compara con lo que recuerda, se dispara esa señal de error y, por supuesto, ¡dejás la dieta porque no la tolerás más!

Compra el libro “El Método de la NO Dieta” Online

 

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.