La clave está en la tiroides

Cuando descubres que la clave está en la tiroides; Adiós al cansancio, la neblina mental y el sobrepeso… para siempre

Si tu médico falla en su diagnóstico, puede prescribir incorrectamente un antidepresivo o un ansiolítico. Es posible que te recete pastillas anticonceptivas para regular el ciclo menstrual o un tratamiento de remplazo hormonal (trh) para tratar los cambios de estado
de ánimo. También puede ser que tu médico sólo diga: “Descansa un poco, no trabajes tanto. ¿Qué tal unas vacaciones?”
Esta epidemia afecta unos 200 millones de personas en el mundo, pero millones más no han sido diagnosticados. Aunque es más común en las mujeres mayores de 40 años, esta epidemia puede atacar a cualquiera, donde sea; de hecho, mis colegas y yo hemos visto un
aumento considerable de casos, especialmente entre mujeres de 20 o 30 años.
La epidemia se llama disfunción tiroidea, y si no se trata adecuadamente, puede destruir tu vida.

Cuando tienes muy poca hormona tiroidea…

  • Sueles sentir frío y es posible que no sudes.
  • Puedes estar constipado.
  • Subes de peso o no puedes perder peso.
  • Desarrollas niebla mental: lapsos de memoria, dificultad para concentrarte.
  • Puedes sentirte desmotivado y apático.
  • Luchas contra la fatiga.
  • Duermes mucho más de lo usual.
  • Puedes deprimirte o tener cambios de estado de ánimo.
  • Se te cae el cabello.
  • Tu piel se siente reseca y sin vida.
  • Sufres de irregularidades hormonales.
  • Se te diagnosticó infertilidad o tienes abortos.
  • Puedes ver un bocio en tu cuello o experimentar inflamación en el cuello.
  • Te sientes mal, como si no fueras tú mismo.
  • Tienes un ritmo cardíaco lento.
  • Se te diagnosticó colesterol alto.

Cuando tienes demasiada hormona tiroidea…

  • Sueles sentir calor o tener un aumento de transpiración.
  •  Te sientes ansioso, nervioso, y tienes cambios de estado de ánimo.
  • Luchas con el insomnio.
  • Puedes desarrollar ataques de pánico.
  • Tu corazón se acelera y puedes desarrollar palpitaciones.
  • Sufres de evacuaciones sueltas o diarrea.
  • Puedes desarrollar temblores.
  • Pierdes peso sin proponértelo.
  • Puedes desarrollar debilidad muscular.
  • Tus ojos parecen salir de sus cuencas.
  • Puedes ver un bocio en tu cuello o experimentar inflamación en el cuello.
  • Puedes tener periodos menstruales irregulares o infertilidad
  • Puedes tener erupciones o un engrosamiento de la piel en las espinillas.
  • Se te puede caer el cabello.
  • Puedes sufrir de urticaria crónica

Extracto del libro La Clave está en la Tiroides por Dra. Amy Myers

Comprar

Empezar a leer

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.