Las dos claves de la fuerza emocional

Todas nuestras «neuras» son construcciones de nuestra mente, absurdas e innecesarias. Pero podemos aprender a soltarlas para vivir felices y en paz.

Los dos pasos que aprenderemos de la psicología cognitiva son “Renuncia” y “Liberación”.

Comencemos estudiando el primer movimiento: la renuncia, la vía regia hacia la felicidad. No estaría nada mal empezar todos los días renunciando.
«Renunciar» —ese primer «dar cera»— consiste en darse cuenta de que no necesitamos casi nada para estar bien. ¡Qué liberación!

La felicidad está a nuestro alcance. El problema es que la buscamos siempre en otro
lugar. Da igual que poseamos mucho o poco, que estemos sanos o enfermos… la plenitud está siempre a nuestra disposición.

Empecemos por definir la «renuncia alegre», que es algo muy diferente de la «renuncia triste»: el matiz es fundamental.

La renuncia alegre es la capacidad de no apegarse a ningún bien, a sabiendas de que hay infinidad de fuentes de bienestar, de que vivimos en una desbordante abundancia. Se trata de soltar riendo, bailando, emocionados por la vida.
¿Por qué la renuncia alegre es tan esencial para la fortaleza emocional? Veámoslo.
Las personas nos perturbamos siempre porque lamentamos algo que sucede (o podría suceder). El malestar procede de la incapacidad de ver que podríamos estar genial SIN librarnos de aquello que nos aqueja.
Por lo tanto, lo que nos perturba emocionalmente son siempre necesidades absurdas a las que no queremos renunciar.

La renuncia alegre —el primer movimiento del kung-fuemocional— nos enseña que podemos ser felices en cualquier caso. Ya no es necesario nada: con o sin dolor, vamos a disfrutar.

¡Podemos renunciar a todo, podemos ser felices sin nada!

Aquí se ha acabado la debilidad emocional. Pero esta alegría sólo es posible si nos damos cuenta de lo que viene a continuación.

Nuestro día a día está lleno de situaciones en las que entrenar este segundo movimiento de la fortaleza emocional: la creación de un nuevo marco. Si vamos en coche y nos encontramos con un atasco… es hora de relajarse y practicar nuestras
dotes de canto. O si en el trabajo tenemos un jefe maleducado… es hora de aprender a manejar personas difíciles e incluso intentar lograr que cambien.

Pero cada vez que nos negamos a renunciar a algo bloqueamos esa capacidad de crear nuevos retos, nuevas gratificaciones.

Y la abundancia de la vida requiere saber ser felices en cualquier situación. Renuncia y creación de un nuevo marco.

Extracto del libro “Nada es tan terrible”

Comprá

Empezá a leer

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.