¿Quiero ser líder?

Después de muchos años de trabajar en empresas chicas, medianas y grandes, en distintos rubros y en diferentes países Isela Costantini brinda las claves de su indiscutido liderazgo.

“Todos podemos ser líderes. Es una conquista diaria que se logra a fuerza de autosuperación.”

Extracto del libro Un líder en vos, de Isela Costantini.

 Cualquiera de nosotros es, potencialmente, un líder, más allá de que tenga una tarjeta que diga coordinador, supervisor, director, vicepresidente o presidente. Todos somos líderes de alguna forma, lo que nos diferencia es el impacto de nuestras acciones. Un chico de ocho años puede ser líder en su casa porque el perro le obedece o en su escuela porque otros chicos lo escuchan y lo siguen. Si somos líderes naturales o referen­tes, siempre tendremos un efecto sobre quienes nos rodean. El liderazgo es, justamente, algo que se va desarrollando a lo largo de la vida, y los mejores líderes son aquellos reconoci­dos por los demás como tales, aquellos que se ganaron ese lugar, no necesariamente quienes son designados para ocupar esa posición. Los primeros son los liderazgos que tienen más fuerza y más proyección.

 

En una empresa, no es posible ser líder sin una visión para que la organización sea viable. Un presidente que solo es ama­ble con las personas difícilmente subsista en su puesto; debe tener además una idea de hacia dónde quiere llevar el nego­cio, la capacidad de entregar resultados y ejecutar y, de cierta forma, de planificar.

 

¿Cómo se descubre el propio liderazgo?

Yo lo hice a través de la curiosidad. De una forma parecida a cuando empecé a trabajar en publicidad, mi carrera en General Motors se debió, sobre todo, a mis ganas de aprender más sobre lo que hacía y de entender el proceso global de la empresa para hacer mejor un trabajo específico.  En este sentido, fueron decisivas mis ganas de desafiarme. Siempre evalué cuál era mi zona de confort y me fijé como objetivo desarrollarme en áreas que no me generasen entusiasmo para aprender más incluso de lo que no me gustaba. Busqué aventurarme en lo que no conocía y no les tuve miedo a los desafíos, pero no perdí de vista que debía hacerlo con la humildad de reconocer que otras personas sabían más que yo.

En la vida todo es aventura. Hay momentos duros, diverti­dos, de crecimiento y también de dudas y frustración. Nunca sabemos cuándo ni cuánto nos va a tocar de cada uno. Por eso es importante sentirnos dueños de ese recorrido y estar pre­parados para todo. Ser conscientes y curiosos, e interesarnos incluso por lo que no es de nuestra directa incumbencia. Yo siempre hice de todo en los lugares donde trabajé y, cuando se me presentó un tema desconocido, me aventuré a escuchar, a leer, a reunirme con gente que sabía más que yo, a hablar con líderes de otras áreas para aprender con ellos hasta sentirme capaz de afrontar el desafío. Nunca esperé que mis líderes me indicasen lo que esperaban de mi trabajo; hice siempre lo que creía que iban a pedirme o lo que pensaba que podía ayudarlos a hacer mejor su trabajo. Todavía hoy, cuando estoy en una reunión con líderes de otras áreas o sectores, trato de absor­ber al máximo lo que tienen para decir y no dudo en hacerles preguntas. Gran parte de mi crecimiento se debió a esas ganas de aprender de los demás y de ayudar a otras áreas. “Si hago esto de tal forma, ¿te hago el trabajo más sencillo?”, es una de mis preguntas habituales. Siempre fui así: intento ver de qué manera, desde mi lugar, puedo aportar más a la organización en la que trabajo.

 

Empezá a leer Un líder en vos http://bit.ly/2BnUzSF

Comprá el libro Un líder en vos http://bit.ly/2i3Ap8S

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.