#YoDoyLaTeta, en el mes de lactancia compartimos una guía con todo lo que tenés que saber para amamantar.

La leche materna es el mejor alimento y la lactancia, una experiencia de total conexión. Pero también es uno de los temas que más preocupa a quien está por convertirse en madre: “¿podré amamantar?”, “¿tendré suficiente leche?”, “¿me va a doler?”, “¿me tengo que preparar para hacerlo?”.

¿Es una obligación dar la teta? Yo creo que no. Es una recomendación de salud muy importante para el bebé, para la mamá y para la comunidad, pero no es en absoluto una obligación.

Entonces, ¿por qué se insiste tanto en difundir los beneficios de la lactancia materna? Porque por muchos años se ha hecho exactamente todo lo contrario. Se han encargado de convencer a las mujeres de que su leche no era de buena calidad o suficiente para sus bebés y que, en cambio, la leche de fórmula era la receta mágica ante cualquier situación.

Claro está que las leches de fórmula han ido evolucionando con el paso del tiempo y que algunos bebés necesitan tomarla por diversas razones relacionadas con ellos o con sus mamás, pero no son tantos como nos hicieron, y aún hoy, nos hacen creer.

Durante la Edad Media, uno de los motivos por los que no se amamantaba era porque se creía que retrasaba la fertilidad y eso en las clases altas significaba que no habría tantos descendientes como se necesitaban. De esta manera, muchos de esos bebés eran amamantados por otras mujeres llamadas nodrizas. Y claro que siempre hubo sustitutos de la leche materna. Pero fue recién durante 1860 cuando se creó la primera leche en polvo para bebés, y más tarde su versión líquida.

Esas dos opciones se arraigaron y aceptaron fuertemente en la sociedad sobre todo porque se presentaban como una gran alternativa de alimentación ante el cambio cultural que implicó el ingreso de la mujer al mundo laboral.

 

No dar la teta también es una opción

La situación de lactancia es de extrema intimidad. Traducido al léxico documental sería algo así: el momento en que una hembra mamífera humana alimenta a su cachorro sin depredadores cerca.

La lactancia demanda mucha dedicación y energía de parte de la mamá, pero si todo marcha sobre rieles debería resultar placentera. Entonces, ¿todas las mujeres debemos disfrutar de amamantar? Claro que no, porque si no estás disfrutando (y cada cual tiene sus particulares y respetables motivos), podés decidir no amamantar. Y para eso no necesitás ni mi autorización en estas páginas, ni la autorización de alguien en el sistema de salud o en la familia; sencillamente es una de las opciones.

Podemos amamantar o no amamantar. Y una decisión o la otra no nos hace mejores o peores madres, ni por eso queremos más o menos a nuestros bebés.

 

Beneficios para el bebé

La leche humana es un tejido vivo que se va modificando de acuerdo a los requerimientos nutricionales del bebé que succiona.

Es el alimento de la especie. Lo que idealmente todo bebé humano debería recibir.

♥ Protege sus riñones y evita la sobrecarga.

♥ Ayuda a la formación de su sistema inmunitario.

♥ Es sencilla de digerir.

♥ Favorece el desarrollo óseo.

♥ Maximiza el aprovechamiento de nutrientes.

♥ Está siempre a la temperatura adecuada.

♥ Mejora el desarrollo de la visión.

♥ Posibilita el contacto piel a piel con su mamá.

♥ Protege su intestino.

♥ Facilita el apego.

♥ Optimiza el desarrollo de la arcada dentaria.

♥ Potencia el desarrollo armónico de todos sus sistemas.

♥ Hace más sencilla la introducción a la alimentación

complementaria, ya que su sabor se va modificando.

♥ Disminuye el riesgo de enfermedad y, en caso de contraerla, el

episodio será más leve y su duración más corta.

♥ Reduce el riesgo de anemia, obesidad, diabetes, apneas

prolongadas y muerte súbita o muerte en cuna.

♥ Mejora el desarrollo cerebral de los bebés prematuros.

 

Beneficios para la mamá

♥ Favorece la retracción del útero por la acción de la oxitocina, la absorción del calcio, la recuperación del peso, el aprovechamiento de los nutrientes y la autoestima.

♥ Fortalece el vínculo.

♥ Brinda protección contra la osteoporosis.

♥ Dilata un nuevo embarazo.

♥ Disminuye el riesgo de depresión posparto, artritis reumatoide, afecciones cardíacas y cáncer de ovario, mama y cuello de útero.

 

Oportuna y necesaria

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de vida del bebé, para entonces sumarle la alimentación complementaria y oportuna, que —como su nombre lo indica— no reemplaza a la lactancia, solo la complementa.

Es responsabilidad de todos los servicios de salud, y de los agentes que los componen y están en contacto con el equipo mamá-bebé, conocer, actualizarse y unificar criterios para brindar información adecuada a quienes asisten.

#Yodoylateta

Comprar

Empezá a leer

 

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.