No necesitas ser flexible para practicar Yoga

Pasa el tiempo y sigo recibiendo mail en los que me preguntan si es necesario ser flexible para hacer yoga.

Me he puesto a pensar a qué se debe esto y llegué a una conclusión: las redes sociales tienen la culpa. Suena rídiculo, pero es cierto! En la redes sociales cada vez más se ve cómo el yoga es reducido a una apertura de cadera o a un maravilloso puente en con un hermoso paisaje detrás. También hay un factor miedo, que las personas tienen antes de llegar a una clase donde perciben que “deberían” “perfectas” como en las redes sociales.

Nadie debe saber nada de antemano y lo que se ve en una foto no significa necesariamente qué es yoga, bien puede ser un bailarín con una gran flexibilidad y puede hacer destreza física, pero eso no es yoga.

Para mí el yoga es algo que cambió mi vida hace 20 años y lo sigue haciendo. por esto es que me gusta compartirlo; pero lo que mas me da satisfacción es cuando veo a una persona poner el esfuerzo por respirar correctamente, ver el esfuerzo y la incomodidad que le da algunas asanas, porque eso es justamente yoga, aprender de la incomodidad.

Lo que te queda cómodo no es Yoga, lo que te queda cómodo es fácil y no te va hacer crecer. Si bien es cierto que a medida que practicas las asanas se vuelven mas amenas para el cuerpo, pero no significa que sean cómodas.

Me acuerdo que a mis 18 años, cuando nadie conocía esta disciplina, tuve que buscar por mi cuenta a un buen profesor y dedicarme a practicar cosas que creía imposible de hacer y que personas de ochenta años las hacían como si nada… yo me preguntaba como era eso posible y cómo en una misma clase junto a personas de mas de sesenta años yo sufría de ansiedad al entrecortarse mi respiración o querer salir de las posturas por la incomodidad que me provocaban, es ahí donde se fundo toda la base de mi práctica, aprendí a ser paciente, la ansiedad se fue un día sin pensarlo demasiado y un día hice el paro de cabeza con una estabilidad maravillosa, postura que me provocaba llanto y mucha inseguridad hacerla por mi cuenta. Todo esto cambió radicalmente mi manera de ver el mundo y fue sin buscar llegar a ningún lado, sino todo lo contrario… fue prestándole atención a mi respiración, aprendí a respirar correctamente y esto me llevó a llevar este aprendizaje a muchos momentos de mi vida, donde a veces no me sentís cómoda, donde tuve miedo…fue donde el yoga se metió en mi venas y donde pude ver los resultados de la practica. Fueron cambios que vinieron sin buscar ningún resultado, sino mas bien buscaba meterme hacia adentro y ver quien era, a que había venido y porque tenía miles de preguntas existenciales.

Quiero contarte cómo es esto de empezar yoga, nada tienen que ver con ser flexible, eso es sólo un resultado bastante poco importante, lo más importante es que el yoga te hace rico por dentro, eso no se compra, no descarga en el celular y tampoco se logra de la noche a la mañana, pero lo que si puedo decirte es que te hace bien.

El Yoga te transforma, tu columna vertebral lo necesita, para darle movimiento, amor y que le enseñes a tu mente a quedarse quieta “modo barra de hielo” cuando tiene que ser y que los problemas diarios no te abrumen diariamente sino que tengas un momento para todo y puedas ser feliz con quien sos vos hoy. Eso no tiene precio.

Namasté

Mariana Alegre

Profesora de Ashtanga Yoga, escritora, blogger y fan de Bruce Lee. Amante de los viajes Yogis y del te chai. Enseña el Yoga con pasión y organiza viajes a India todos los años promoviendo su cultura y cultivando mas conocimiento Yógico.

Latest posts by Mariana Alegre

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.