El yoga es una disciplina que se practica en occidente por lo menos hace ya más de cuatro décadas, pero en los últimos años tomó mayor notoriedad debido a que la gente tiene más conciencia de que la medicina tradicional en ciertos casos es insuficiente.

Como docente de esta disciplina milenaria debo reconocer que muchos médicos me derivan sus pacientes, es decir, les recomiendan que comiencen a practicar yoga, esto hace muchos años era impensado, pero debido a que la gente ha empezado a cambiar su calidad de vida en los últimos tiempos, no hay duda de que el yoga es una actividad que tiene muchos beneficios, ayuda a vivir mejor y en forma más saludable. De hecho creo que si todos practicaran yoga se ahorraría mucho dinero en pagar obras sociales. Hoy bien sabemos que la medicina tradicional está enfocada en la enfermedad y no en la salud. Pero más allá de esto lo que hay que destacar es que el yoga es una actividad que está creciendo bastante. Algunas personas combinan varias actividades a la vez, como por ejemplo, spinning, salir a correr, remo y yoga. Siempre es una de estas actividades, con el agregado de yoga al menos una vez por semana.

¿Por qué es tan importante para deportistas como para no deportistas practicar Yoga? Es una actividad para todos?

“Durante años escuché hablar maravillas sobre la práctica del yoga y a mí por ser tan deportista, me costaba pensar que iba a poder disfrutar una clase sin transpirar ni gastar energía. Cuando empecé con las clases me di cuenta de que mis presunciones estaban muy lejos de la realidad y contrario a lo que me imaginé gastaba energía, transpiraba y además salía de la clase con una paz que ninguna otra actividad me había brindado nunca.” Dice Cata W. alumna y practicante de yoga hace un año.

No importa si han practicado yoga antes o no, si tienen idea de qué se trata o más o menos …lo que importa es animarse y ver qué sucede.

“Lo maravilloso del yoga es que me conduce constantemente al presente, siento que me ayuda a conectarme con mi cuerpo, a habitar mi cuerpo. Me ayuda a integrarme. Me hace esforzarme pero también siento cómo evoluciono. Y la relajación es simplemente mágica.

El yoga es una relación que se construye con el tiempo. Yo soy muy ansiosa, me costó entenderlo, bajar, conectarme. Mi antecedente con la danza contribuyó a que tuviera paciencia. De a poco lo fui descubriendo y cada vez me enamoro más de esta práctica. Es un hermoso camino.” Dice Julieta, alumna y practicante de yoga hace 3 años.

Desde mi función como docente intento transmitir esta disciplina con humildad y de a poco. Lo importante es que los alumnos entiendan que al principio lo esencial es la respiración y dejar el cuerpo quieto al menos durante cinco respiraciones por postura. La idea es que, con el tiempo, la ansiedad vaya bajando y se logre sentir un estado nuevo de conciencia y paz.

“Me gusta que las clases son desafiantes y me llevan a concentrarme de una manera en lograr hacer bien las posturas por lo que, por algunas horas, me olvido de mis preocupaciones.

Después de la clase me siento un helado derretido y a la vez con mucha energía. Siento mi alma sana y libre, por un rato por lo menos esa sensación me encanta.

Combino el yoga con pilates y algo de aeróbico. Creo que todo en su justa medida me brinda un buen equilibrio, aunque me gustaría hacer más yoga!” Nos cuenta Catalina que está embarazada y aún así continua con su práctica una vez por semana, poniéndole mucha energía.

El yoga es el elegido por muchas mujeres, pero también por muchos hombres:

“Hago yoga porque me hace sentir más fuerte. Hago remo los sábados, corro una vez a la semana y practico yoga dos veces por semana. Es lo que me saca de todo, en realidad no podría seguir con mi rutina laboral sino hiciese yoga. La verdad me cambió la vida” dice Alfredo 40 años.

Yoga como complemento de actividades, yoga como única actividad física, yoga como disciplina, yoga para despejarse…

Yoga significa unión y también su sonido nos remonta a su más antiguo significado: “Calmar las fluctuaciones o movimientos de la mente”. En el constante fluir del movimiento se encuentra la respuesta a apaciguar la mente, mover el cuerpo para calmar la mente a través de la respiración.

“Yoga es dejarse llevar por el movimiento y estar abierto a lo nuevo. Es un desafío constante. Al principio me costó aprender a respirar y moverme, tenía sobrepeso y nunca había hecho nada de nada. Sin embargo ahora, gracias a tomar clases dos veces por semana he podido calmar mis nervios, mi cuerpo cambió y me siento muy bien conmigo misma.” cuenta Silvina, 30 años, alumna hace 6 meses.

¿Practicar o no practicar yoga?

Yo diría probar, dejar que uno mismo entre en el Yoga y el Yoga en uno. Lleva su tiempo, pero de algo estoy segura, hay un antes y un después de tu primera clase.

 

Mariana Alegre

Profesora de Ashtanga Yoga, escritora, blogger y fan de Bruce Lee. Amante de los viajes Yogis y del te chai. Enseña el Yoga con pasión y organiza viajes a India todos los años promoviendo su cultura y cultivando mas conocimiento Yógico.

Latest posts by Mariana Alegre

No Comments Yet

Comments are closed