YOGA más allá (y más acá) del Asana

¿Qué hacemos cuando hacemos un Asana?

En los Yoga Sutras  de Patanjali (texto fundacional del Yoga) leemos sobre “Las ocho ramas del yoga”, estas ocho partes que constituyen el Yoga son:

  1. Yamas
  2. Niyamas
  3. Asanas
  4. Pranayamas
  5. Pratyahara
  6. Dharana
  7. Dhyana
  8. Samadhi.

En occidente somos muy visuales, nos encanta la acción y hemos asociado casi completamente la práctica de yoga a la práctica de asanas y cuanto más vistosas, mejor.  La pregunta es si somos conscientes de lo realmente implica realizar un asana,  porque si cualquier postura es asana, la parte física de la práctica de yoga se convierte fácilmente en una serie de ejercicios de gimnasia.

BKS Iyengar, en su libro Luz sobre el Yoga nos dice:

“Mientras se realizan Asanas el practicante asume diferentes formas como las diferentes criaturas de la creación. La mente es entrenada para no olvidar ningún ser ya que se sabe que a través de la entera gama de seres desde el más pequeño insecto hasta el más alto de los Dioses respira el mismo espíritu Universal”.

De ahí que realicemos posturas como el perro boca abajo, la cobra, el árbol, el escorpión, solo por citar algunas. Son manifestaciones de la totalidad y al atravesarlas con nuestro cuerpo conectamos con un saber no racional que nos manifiesta a nivel mental, lo Universal.

Así entendemos que el asana no podría ser solo el aspecto físico del yoga, ya que el cuerpo no puede separarse de la mente ni la mente del cuerpo, nos volvemos conscientes desde cada célula de que participamos plenamente del Todo.

En cuanto a la ejecución, en los Yoga Sutras se describe el asana como Sthira Sukkha Ásanam: asana tiene al mismo tiempo las cualidades de Sthira: fuerza, firmeza y las de Sukkha: relajación.

Para lograr el equilibrio de fuerza y relajación en una misma asana debemos llevar la atención consciente no solo a los músculos, sino a cada parte de nuestro cuerpo: a nuestra piel, huesos, ojos, oídos, a nuestra respiración y al modo en que se reparte el peso de corporal en los apoyos, a la percepción del espacio que tenemos, incluso a las indicaciones del profesor cuando estamos en una clase guiada.

¡Todo nuestro ser se vuelve presente y radiante!

Integrando el cuerpo, la respiración, los sentidos, la mente, la inteligencia y el sí-mismo con toda la existencia es como se realiza el asana, según BSK Iyengar.

La atención está en todas partes a la vez, nos volvemos observadores conscientes. Mientras realizamos asanas somos testigos de la transformación que se opera a en nuestra mente, cuerpo y espíritu; nos asomamos a lo divino en nosotros mismos.

Transitamos el presente absoluto.

Solo estamos realizando asana si trabajamos de manera consciente, concentrándonos en bandhas (ajustes o cierres energéticos), pranayamas (control de la respiración) y drishtis (mirada enfocada). Con constancia y práctica diaria podemos desarmar patrones limitantes arraigados a nivel mental, físico y espiritual.

Citando a Patanjali,

“Asana se consigue al liberar el cuerpo y la mente de la tensión y la impaciencia y meditar en el infinito”.

 

Namaste

Valeria Fedorowicz

Valeria Fedorowicz

Mi nombre es Valeria Fedorowicz, nací en Buenos Aires bajo el sol de Piscis y gracias a mi ascendente en Tauro vengo aprendiendo a paso firme, las maravillas de estar encarnado. Estudié actuación, cine y redacción; pero fue cuando puse el cuerpo y realicé el profesorado de yoga que empecé a conectarme con mis ansias de saber más profundas y comencé a dar lugar en mi vida a otras magias como la astrología y el tarot. Dejé de comer carnes intuitivamente en 2005 y un montón de condiciones a las que estaba habituada (constipación, sinusitis, anemia, resfríos cada mes) se alejaron de mí para siempre.
En 2012 me formé como Instructora de Yoga Integral en Yoga Kai, en Palermo, profundizando luego en Ayurveda, Hatha, Ashtanga, Yin Yoga y Vinyasa Yoga; principalmente en Argentina, España y en India.
Al día de hoy no paro de formar a otras personasy formarme día a día, ya que para mí es una forma de vida.
En 2013 comencé compartir en mi página Siempre Yoga información sobre Yoga y Meditación para contribuir a que llegue cada vez a más personas. Tímidamente fui agregando cada vez con mayor libertad, info sobre mis otras pasiones.
El Yoga cambió mi vida desde un lugar muy hermoso, un lugar desde el cual pude comenzar a aceptarme, amarme y cuidarme como nunca antes.
Comencé a gustarme con todos mis colores y mis contradicciones. Dí rienda suelta a mi pasión por la Astrología y el Tarot, conecté con mi esencia femenina más allá de mi accionar solar y racional.
Entonces mi alimentación nutricional y afectiva cambió.
Comenzó lo que yo llamo el Círculo Virtuoso:
Mi alimentación devino fisiológica y me formé atravesando mi propia experiencia de depuración en el Espacio Depurativo, tomando herramientas del coaching y el PNL para comprender el funcionamiento de patrones arraigados y transformarlos.
Desde este lugar de expansión con mucho amor por los procesos de desarrollo de nuestro potencial, abro mi corazón y comparto estas herramientas.
Valeria Fedorowicz

Latest posts by Valeria Fedorowicz

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.