Cómo calmar la ansiedad a través de la meditación

Hoy les comparto una práctica dedicada a calmar la ansiedad, a través de una práctica simple y poderosa que impacta en el plano mente-cuerpo.

La ansiedad es ese síntoma que dispara miedos, palpitaciones, estrés, etc. Básicamente, nos vuelve más incómodos, intolerantes y nos aleja de la sensación de bienestar y tranquilidad.

Cuando estamos ansiosos, no vemos lo esencial en lo esencial. Interactuamos poco y nada con el tiempo presente y, por lo general, los pensamientos y o conversaciones internas son negativas. En otras palabras, nos quita empoderamiento, confianza y potencial.

En este sentido, el enfoque estará en recuperar la calma y equilibrio del cuerpo, la mente y la respiración, a fin de disipar los síntomas de la ansiedad.  El propósito es que aprendan a usar esta herramienta, de modo que puedan tener un recurso valioso para anticiparse y no perder su fluidez natural.

 

Qigong Foundations: Práctica para calmar la ansiedad

  1. Enraizamiento: Es la base esencial de nuestro método. Es la conexión con la tierra. Sentirnos conectados con el piso nos brinda seguridad, estabilidad, balance, y confort. Abrimos las piernas, el doble de ancho que nuestros hombros. Los pies, paralelos mirando hacia el frente. Flexionamos levemente nuestras rodillas, colocamos los brazos de manera circular a la altura de los hombros, imaginando que abrazamos una pelota o árbol. El segundo paso, es relajar el cuerpo completamente: cuello, hombros, abdomen, cadera, rodillas. Mantener la postura y relajar al mismo tiempo el movimiento en la quietud. Tener presencia, una mínima tensión en las manos.
  2. Encontrar el centro: Ubicar y movernos desde el centro es otro de los factores primordiales. Cuando descansamos en esa zona del cuerpo, la mente se vacía, la energía desciende y mecánicamente la estructura encuentra dónde alojarse sin hacer esfuerzo. Al centro lo buscaremos a unos 4 centímetros por debajo del ombligo. Centro de masa y energía. En la postura indicada, llevaremos la consciencia y atención al punto específico.
  3. Respiración: Es el hilo conductor entre el cuerpo y la mente. El último paso es integrar la respiración a la postura, que nos brindará mayor consciencia o presencia en el centro. Cerramos los ojos y conectamos con la respiración y la postura. Imaginamos una esfera luminosa en el centro del cuerpo. Al momento de inhalar, la esfera se expande haciéndose más grande. Al exhalar se contrae y se hace más pequeña. Vale decir que, al momento inspirar, el abdomen crece y el diafragma desciende. Por el otro lado, al expirar, el abdomen se contrae y el diafragma asciende

Realizar 20 ciclos completos. Luego, respirar normalmente por la nariz, permaneciendo como indica el paso 1 y 2.

Beneficios principales

  • Calma la ansiedad y regula el sistema nervioso.
  • Mayor circulación sanguínea y energética Chi.
  • Fortalecimiento de músculos, tendones, ligamentos y huesos.
  • Aumenta la capacidad pulmonar.
  • Empoderamiento.
  • Enraizamiento.
  • Alineación, balance, propiocepción.

Para finalizar, es importante destacar que para lograr una comodidad en la forma, se debe tener constancia. Aprender a distinguir cómo a nivel externo aparenta ocurrir poco, pero que, a nivel interno, sabemos que para sostener la estructura se activa todo el sistema. El tiempo sugerido para la práctica completa es de 8 a 10 minutos para comenzar! Ahora, a experimentar!!!!

 

 

Bharu

Bharu

Instructor at Aknanda Healing Arts
Dediqué mi vida al estudio de artes orientales, mayoritariamente al Kung Fu en varios de sus estilos en Tailandia, China e Indonesia. Hoy, mi vida se centra en la práctica y transmisión del Qigong (Chi Kung), como vehículo general, para desarrollar y potenciar el flujo de vitalidad (Chi) y por consiguiente el estilo de vida.
En Argentina, enseño Chi Kung en el centro Aknanda Healing Arts y tuve la alegría de enseñar en Vietnam, Berlín y Nepal.
¡Quiero inspirarte a descubrir el Chi Kung!
Bharu
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.