Ansiedad: consejos para combatirla

Ansiedad: qué es y cómo combatirla

La ansiedad es una respuesta involuntaria de anticipación del organismo frente a estímulos que resultan amenazantes o peligrosos para el individuo. Estos estímulos pueden ser tanto internos (pensamientos, ideas, disfunciónes físicas/psíquicas) como externos (sucesos, traumas) y son acompañados de síntomas displaceneteros: sobre todo sensación de TENSIÓN. El cuerpo se pone en ALERTA para poder combatir el posible peligro inminente y se estresa. Por eso es muy común que cuando este uno (ansiedad), esté el otro (estrés).
Podría decirles que soy especialista en el tema: Yo solía ser la persona más ansiosa que conocí . Por eso en este post mas allá de hablarles desde la medicina, voy a hablarles sobre mi experiencia personal y todo lo que a mí me ayudo a lograr un equilibrio y sentirme cada vez mejor.

Mi forma de describirles la ansiedad a mis pacientes es la siguiente: Piensen en la persona como un flujo de energía que esta compuesto por 3 planos: el físico, el mental y el espiritual/emocional.

Cuando algo falla en alguno de los planos o se afecta, el flujo entre ellos se pierde/altera y la energía se estanca.

Esa energía ESTANCADA es la ANSIEDAD…que se acumula, esperando ser liberada en forma EXPLOSIVA. Puede ser canalizada de FORMA POSITIVA O NEGATIVA. Cuando se canaliza de forma NEGATIVA puede derivar en enfermedades físicas, trastornos psíquicos severos, adicciones, compulsiones, obsesiones, depresión, etc. Y cuando se apodera de nosotros, sentimos un disblanace entre el cuerpo, la mente y el espíritu. No reconocemos nuestras elecciones, estamos incomodos todo el tiempo, no sabemos que queremos pero lo queremos ya. Nuestra cabeza y nuestro cuerpo se contraponen: estamos acelerados mentalmente, agotados físicamente , devastados espiritualmente y actuando en automático…sobreviviendo hasta las próximas vacaciones. ¿Les suena?

Consejos para combatirla

A continuación les voy a dar varios tips que me ayudaron tanto a mi como a mis pacientes en la práctica.

  • EL PRINCIPAL: No auto-catalogarse como ANSIOSO. Es lo peor que pueden hacer: es auto condenarse por anticipado. Piensen que están (o no) pasando por un momento TRANSITORIO de ansiedad, pero que puede manejarse y tratarse. A medida que se conozcan e identifiquen sus debilidades, van a poder trabajar en ellas para anticiparse cada vez que aparezcan o los afecten. Considérense PROPENSOS: transitando un camino de auto-conocimiento para equilibrarse, pero siendo conscientes que es una característica personal que los acompañará el resto de la vida (y que puede desencadenarse en cualquier momento).
  • IDENTIFICAR el factor amenazante (porque siempre hay uno): esa ansiedad viene de alguna parte. Puede ser desde un evento que se aproxima, una noticia, un miedo/trauma que arrastramos desde la infancia/edad temprana, un tema no resuelto . Hasta no solucionarlo, la ansiedad no suele desaparecer.
  • ANALIZARSE: siempre el apoyo profesional es buena opción: bajar las ideas a palabras junto a alguien totalmente objetivo y ajeno a nuestra situación nos vuelve conscientes de lo que nos esta pasando y nos obliga a enfrentarnos con nuestros propios fantasmas. Deberán probar varios hasta encontrar un profesional de su agrado y que realmente pueda ayudarlos. Con los años uno logra una capacidad de introspección y auto-análisis y quiza ya no necesite de esta ayuda en el futuro.
  • PRACTICAR EL JOURNALING (escribir en un diario): esto te vuelve más consciente de tus actos. Registrá tus horarios, tu alimentación, el ejercicio que hiciste, como dormiste (cantidad, calidad y sensación al despertar). Hacé especial hincapié en tus niveles de ansiedad a lo largo del día y que crees que lo desencadenó o que te ayudó a aliviarlo en caso de estar ausente. Esto te servirá más adelante para intentar repetir patrones que te fueron útiles en momentos buenos (y evitar las conductas de los días malos).
  • VIAS DE CANALIZACIÓN: Identificar si estamos utilizando una vía de canalización negativa: o sea si estamos depositando ese exceso de energía en algo que nos pueda hacer daño. Pueden ser desde síntomas físicos (insomnio, infecciones a repetición, distensión abdominal) como conductuales (peleas, compulsiones, adicciones, tocs, etc). El comer emocional es uno de los más frecuentes.
  • DESINTOXICARSE: Alejá de tu vida todo aquello que te haga mal (pueden ser hábitos, personas, lugares, situaciones, objetos, alimentos) y rodéate de todo aquello que te haga bien. Si hay alguna situación/responsabilidad que no puedas evitar (trabajo/familiar cercano, etc): hacé lo mejor posible para poder abstraerte y que te afecte lo menos posible.
  • PRIORIZARSE : aprender a decir que no. A veces uno cede para complacer a terceros dejando sus deseos/necesidades en último lugar. Si no estamos bien con nosotros mismos, no podremos estamos bien con nadie. A veces no es malo aprender a ser un poco más egoístas. Aprender a delegar y no sobrecargarnos de tareas innecesarias.
  • AGRADECER todos los días . Esto nos hace conscientes de todo aquello bueno que tenemos y que no podemos ver cuando nuestros mínimos problemas tiñen de gris nuestra realidad absoluta.
  • POSITIVISMO : tu mente puede ser tu mejor aliada o tu peor enemiga y vos tenés el poder de dirigir la atención a donde vos querés. Lo positivo atrae lo positivo.
  • BUSCAR VÍAS DE CANALIZACÍON POSITIVAS: que puede ser cualquiera que te guste y que te haga sentir en eje. Estudiar, leer, pintar, cantar, tocar un instrumento, ejercitarte, caminar, bailar, ayudar a los demás, etc.
Florencia Dafne Raele.

Florencia Dafne Raele.

MN 149560.
Médica especialista en medicina estética y orthomolecular
Post grado en Nutrición
Post grado en Medicina Ayurveda
Nutricion Holística (IIN)
Nutrition / Fitness Coach
Florencia Dafne Raele.

Latest posts by Florencia Dafne Raele.

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.