Guía para conectar con los Chakras

La palabra chakra significa literalmente “rueda”, los chakras son remolinos de energía que interrelacionan nuestros diferentes cuerpos (o koshas).

Estos centros de energía vital y de energía psíquica, tienen la función de generar, acumular, transformar y distribuir la energía. Pertenecen al cuerpo sutil y están estrechamente ligados al cuerpo físico ya que los chakras principales están vinculados con las glándulas endocrinas y los plexos nerviosos más importantes del cuerpo, también con el cerebro y funciones mentales. Toda esta información que tiene más de 5000 años en la cultura védica se está comprobando hoy en día a nivel médico y científico. Es muy impresionante conectar con esta sabiduría ancestral tan sanadora y revisar como se vivencia en nuestra propia vida y en nuestra propia práctica.

Empezar a tomar consciencia de nuestros chakras es el primer paso, vamos a verlos uno a uno:

  • Muladhara está situado en el perineo/cervix. Este chakra se relaciona con nuestra raíz,  la sensación de confianza, la relación con nuestro cuerpo físico y con el mundo exterior, cómo vivimos nuestro hogar y las relaciones familiares y sociales.
  • Swadhisthana está en la base de la espina dorsal. Una vez que asentamos las bases, el segundo chakra nos lleva al cambio, la creatividad, la sensualidad, el movimiento, nuestra capacidad de explorar nuestros límites y a movilizar las energías.
  • Manipura está situado unos centímetros debajo del ombligo. Llegamos al cuerpo emocional. Nos afirmamos desde nuestra identidad en el mundo. Nos conecta con la voluntad, la paz y armonía e inclinación a prestar servicio.
  • Anahata se encuentra a la altura del corazón. Cuando este chakra está activado sentimos amor puro e incondicional (hacia nosotros mismos, hacia los demás y hacia todas las cosas). El individuo se desapega de la fantasía de la individualidad aislada. Se desdibuja el yo y conecto con lo humano, con las demás especies, con la vida más allá de mí.
  • Vishuddhi está situado en las vértebras cervicales a la altura de la garganta. Nos permite comunicarnos y expresar nuestra verdad. La comunicación puede ser verbal, mental o a través de otras formas de expresión (arte, danza).
  • Ajna se encuentra en el centro del cerebro a la altura del entrecejo. En este chakra se juntan los 3 nadis principales: Ida, Pingala y Sushumna. Desde aquí sólo Sushumna sigue ascendiendo hasta Sahasrara. Ajna chakra es el centro donde reside la comprensión de la realidad y el conocimiento más elevado: el discernimiento y la conciencia superior. Su activación aporta clarividencia. Nos permite ver la esencia que hay detrás de todo lo manifestado, trascendiendo las limitaciones del pensamiento racional y del ego. Nos permite volver a la intuición y la visión interior.
  • Sahasrara está localizado unos centímetros sobre la cabeza. Este chakra va más allá de la capacidad de comprensión de la mente racional. En el Tantra se representa como un loto de mil pétalos, para indicar que es inexpresable. Shasrarara representa la meta, el final del camino de ascenso de la energía kundalini a través de los chakras, el lugar donde se unen Shiva y Shakti, consciencia y energía.

Este estado de Consciencia Suprema, en la que la consciencia humana se convierte en consciencia trascendental se conoce como samadhi, iluminación.

 

Valeria Fedorowicz

Valeria Fedorowicz

Me llamo Valeria Fedorowicz, trabajo con astrología y tarot, soy profesora de yoga y meditación; y mi objetivo es ayudarte a tener herramientas de autoconocimiento acompañándote en el camino.
Estudié actuación, cine y redacción; pero fue cuando puse el cuerpo y realicé el profesorado de yoga que empecé a conectarme con mis ansias de saber más profundas y comencé a dar lugar en mi vida a otras magias como la astrología y el tarot.
En 2012 me formé como Instructora de Yoga Integral en Yoga Kai, en Palermo, profundizando luego en Ayurveda, Hatha, Ashtanga, Yin Yoga y Vinyasa Yoga; principalmente en Argentina, España y en India. Al día de hoy no paro de formar a otras personas y formarme día a día, ya que para mí es una forma de vida
El Yoga cambió mi vida desde un lugar muy hermoso, un lugar desde el cual pude comenzar a aceptarme, amarme y cuidarme como nunca antes. Comencé a gustarme con todos mis colores y mis contradicciones. Dí rienda suelta a mi pasión por la Astrología y el Tarot, conecté con mi esencia femenina receptiva y poética más allá de mi accionar solar y racional.
Me apasiona mi trabajo porque me permite ver el cambio, el flow de las personas.
Mi enfoque es humano y moderno, no adivinatorio.
Valeria Fedorowicz

Latest posts by Valeria Fedorowicz

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.