Aunque parezca increíble, existe una forma de meditación simple y realizable mientras te desplazás de un lugar a otro de la ciudad. Es posible, siguiendo estas técnicas.

¿Cómo caminamos habitualmente? A veces acelerados, otras veces mirando el celular todo el tiempo. Rara vez de forma consciente y conectados con nuestro cuerpo. Es bueno saber que tenemos a mano unas simples técnicas para poder meditar mientras hacemos otras actividades.

Por ejemplo, si estamos caminando muy rápido, podemos detenernos de repente y fijar nuestra mirada en un punto fijo, puede ser cualquier lado (como un cartel, un punto fijo en el suelo, un cuadro, una flor, una planta, un árbol…), algo que nos llame la atención y que podamos mirar al menos por un minuto. Detenernos y respirar mirando ese punto. Es una meditación muy simple y en unos pocos minutos nuestra mente se puede abstraer de todo y concentrarse en algo que queramos. Es un buen ejercicio para prepararnos para la meditación.

Si seguimos caminando y vemos un árbol, podemos abrazarlo. Hacernos amigo de un árbol, adoptar uno. Sentarse al lado y respirar profundo: poco a poco sentiremos su maravillosa energía. Estos seres tan potentes contienen mucho prana (energía vital) y si los abrazamos podemos sentirlo y obtenerlo para renovarnos. Si un día estás muy triste, te recomiendo hacer la prueba de abrazar un árbol y quedarte unos instantes observando tu respiración en su corteza. Vas a notar como esa tristeza se va aminorando poco a poco.

¿Nunca te detuviste a ver las formas en las nubes? Yo sí, desde pequeña me gusta mucho. Hoy te propongo entonces meditar mirando el cielo. Cuando caminamos, podemos detenernos un instante y acostarnos en el pasto de algún parque para apreciar la velocidad con la que pasan las nubes. Respirar profundo y observar los diferentes matices. Si las nubes están quietas podemos fijar nuestra mirada en alguna de ellas, la que más nos guste y observar qué sucede dentro nuestro. Si el cielo está completamente despejado, abrir los brazos y hacer de cuenta que lo abrazamos completamente es un gran ejercicio! Nos hace dar cuenta como somos pequeños ante la inmensidad y a la vez grandiosos al poder apreciarla. Tenemos muchas más posibilidades de estar en contacto con la naturaleza de las que pensamos y creemos. A aprovecharlas entonces.

Feliz semana para todos.

Mariana 

Ph: Martin Grochal

Mariana Alegre

Profesora de Ashtanga Yoga, escritora, blogger y fan de Bruce Lee. Amante de los viajes Yogis y del te chai. Enseña el Yoga con pasión y organiza viajes a India todos los años promoviendo su cultura y cultivando mas conocimiento Yógico.

Latest posts by Mariana Alegre

No Comments Yet

Comments are closed