Entrevista a Milagros Olivera

Todo sobre su experiencia en el Center for Mindfulness de la Universidad de California y su paso por Deer Park -el monasterio budista fundado por Thich Nhat Hanh.
Milagros frente a la ciudad de San Diego
Milagros frente a la ciudad de San Diego

Cuéntanos cómo empezó este camino tan profundo de meditación y autoconocimiento. ¿Cuáles fueron tus primeros pasos?

Medito bien tu pregunta… y me remito a hace diez años cuando murió mi primer familiar cercano de un cáncer muy fuerte y, frente al dolor de su pérdida, sentí la imperiosa  necesidad de introspección y silencio. Fue entonces que empecé a ir a un monasterio sola a retirarme en recogimiento. Inevitablemente mi vida interior empezó a crecer y me vi obligada a encontrar la forma de que esos momentos de silencio también se repitieran en la ciudad.

Tuviste la fortuna de vivir una experiencia en primera persona en el monasterio budista Deer Park fundado por Thich Nhat Hanh. ¿Qué nos podés contar sobre ella? ¿Qué mensaje te llevaste?

Si, ¡es verdad! Thich Nhat Hanh es alguien a quien admiro mucho y para la práctica del Mindfulness más profundo diría que es clave conocerlo, leerlo y dejarlo guiarnos. Sin embargo, yo no soy budista y quizás eso es lo lindo de haber estado en Deer Park; poder comprobar que la meditación y búsqueda de la ampliación de la conciencia tanto como la conexión con el presente, se repite en la mayoría de las religiones, a la vez que no es necesario pertenecer a ninguna de ella en particular para poder experimentarlo. El mindfulness es una forma de vida y su práctica es un ejercicio diario. En algún punto, en un monasterio es más fácil porque todo está dispuesto para que así sea. Y a la vez, al ser un espacio dedicado especialmente a ello, la profundidad de esa experiencia es mucho mayor.

¿Cómo fue la vuelta a la ciudad luego de esta experiencia? ¿Cómo lograste integrar esas nuevas vivencias?

¡La vuelta a la ciudad fue muy difícil! Sobre todo porque me di cuenta que los argentinos vivimos con un porcentaje de stress diario inevitable al tener nuestra mente  continuamente en estado de alerta por la inflación y/o la inseguridad. En California ninguna de esas dos amenazas existe y ahí tomé conciencia de cuánta energía diaria me consumen aquí. Más allá de ese primer momento, creo que si bien yo realizo mis meditaciones más largas en la mañana para poder comenzar el día, a lo largo de todas mis actividades intento encontrar pequeños momentos para reconectarme con el presente. Por último cambié rutinas muy concretas que me generan esfuerzo diario pero satisfacción siempre.

Estamos muy acostumbrados al multitasking y creemos que todo debe hacerse tanto en simultáneo como en forma inmediata. Sé que es difícil acostumbrarnos a no responder “ya” a los mensajes, a bloquear el teléfono a partir de determinado horario y a que la mayoría de las preguntas pueden requerir tiempo y necesitar meditarse antes de dar sus respuestas. Sin embargo, a mí me ha ayudado muchísimo a cambiar mi calidad de vida y, al final, todo el mundo se da cuenta que el resultado está, solo que de esta manera se da honrando nuestro tiempo interno.

Intentar hacer una cosa a la vez pero con plena atención nos lleva a hacerlo con más calidad y conciencia. Al final aprendemos que más rápido no significa mejor y eso nos ayuda a cambiar. No es fácil, es un entrenamiento y también es contra-cultural. La mayoría de las cosas que hacemos inmediatamente, en realidad podrían esperar pero no estamos acostumbrados a pensar de esa forma.

Milagros meditando en Deer Park
Milagros meditando en Deer Park

También estudiaste Mindfulness en el Center for Mindfulness de la Universidad de California en San Diego. ¿Creés que es posible compartir tu aprendizaje y expandirlo en las grandes ciudades?

Efectivamente tuve el privilegio de poder estudiar Mindfulness en la Universidad de California en San Diego donde no solo existe un Centro específicamente creado para su enseñanza e investigación sino que además esta dentro de la Facultad de Medicina. Para ellos, como para la mayoría de las universidades americanas, el Mindfulness es un comprobado reductor del stress y por ello está directamente relacionado con la salud.

Estoy convencida de que la práctica del mindfulness, la meditación, la atención plena, la conexión con el presente, el desarrollo de compasión, el ejercicio de la empatía; en definitiva lo que llamo el “paradigma del amor” es fundamental para poder vivir mejor con nosotros mismos y por consiguiente con todo nuestro entorno. Es un enorme círculo virtuoso y desde Luminariaz es mi intención poder ayudar a que cada uno, a su ritmo y manera, pueda hacerlo crecer.

¡Es por esto que me contacté con Mindful, que es una fundación canadiense que tiene por misión promover el mindfulness en el mundo! Llegué a ellos de una manera curiosa, después de meditar una mañana en Encinitas-California donde vivía, decidí que tenía que escribir sobre la Compasión. Solo un rato después fui a compra comida al supermercado y cuando estaba por pagar encontré la revista de Mindful y el artículo de la tapa era sobre Self-compassion. ¡Compré la revista y la leí completa sintiendo que había encontrado a quienes desarrollaban hacia un tiempo los mensajes que yo quería dar! Cuando mirando su pagina en internet descubrí que era una fundación que tenía esa misión, decidí que quería representarlos. Ellos no me conocían y tuvimos varias conversaciones hasta llegar al acuerdo que firmamos hace apenas unas semanas.

¿Cómo le recomendarías empezar a alguien que aún no se ha animado?

Como se comienza todo, de a poco pero con constancia y disciplina. Mil pasos comienzan por un paso. Todos cuidamos nuestro “cuerpo”, eso ya esta instalado, también que si nos sentimos mal emocionalmente podemos hacer una terapia para recuperar la paz de nuestro “corazón”. Sin embargo, nuestra mente trabaja hasta cuando dormimos y nos cuesta mucho darnos cuenta que tenemos que cuidarla tanto como al cuerpo y al alma. El mindfulness no necesita de mucho tiempo ni de grandes esfuerzos o condiciones pero sí necesita de nuestra convicción de que es algo importante, porque sino siempre será postergado o no encontraremos tiempo para hacerlo. Como dije antes muchas cosas que hacemos inmediatamente pueden en realidad esperar, sin embargo, la práctica diaria del mindfulness en nuestra vida, no! ¡Mucha suerte!

Conoce más sobre Milagros Olivera y sus últimos artículos haciendo click aquí o buscándola en sus redes: FB, Instagram y LinkedIn.

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.