Meditar: santo remedio (basado en el libro GreenVivant)

Para meditar, dejamos ir la ira, los acontecimientos del pasado, los deseos y la planificación para el futuro.

Cuenta la historia que alguna vez el mismísimo Gandhi suspiró: “Hoy tengo tanto que hacer, que debo meditar durante dos horas en lugar de una”. Puede sorprendernos como occidentales sin práctica, pero lo cierto es que la meditación puede cambiarnos todo, al punto de volvernos diez veces más efectivos en nuestra actividad cotidiana. ¿Cómo? Nos ayuda a enfocarnos, y nos ayuda también a soltar y “apagar” nuestros pensamientos cuando lo que nos hace falta es relajarnos y limpiar nuestro interior.
La meditación es llevar la mente de regreso a su fuente. Es la desconcentración: soltar y dejar ir. Para meditar, dejamos ir la ira, los acontecimientos del pasado, los deseos y la planificación para el futuro. La respiración es la clave. Existen diferentes tipos de meditación. En todos los casos lo mejor es tratar de no esforzarse, sino todo lo contrario. No hay que “hacer fuerza”, sino entregarse, aceptar el momento y vivir con profundidad.

Práctica de meditación para principiantes con mantras

Los mantras para meditar son una técnica natural, un instrumento que relaciona a los sonidos con la conciencia, que tienen un fuertísimo poder espiritual. No necesariamente los mantras tienen un significado literal; su sonido y vibración que son conceptos abstractos e intangibles, influyen positivamente en las personas. Pueden aquietar nuestra mente inconsciente, creando un cambio en la percepción.

El mantra OM es ideal para principiantes. Al decirlo en voz alta, nos concentramos en él de manera que nuestra mente no puede dispersarse con facilidad.

Sientate cómodo, con las manos sobre el regazo o rodillas y:

  1. Inspira por la nariz
  2. Llena el abdomen de aire, después la zona del estómago y, a continuación, la parte superior de los pulmones.
  3. Espiramos por la boca mientras entonamos el OM.

El mantra OM se compone de 3 partes diferentes que corresponden con su pronunciación: A-U-M:

  1. A: El primer sonido que producimos abriendo la boca. Empieza entre la parte superior de la garganta y raíz de la lengua.
  2. U: Conforme el sonido evoluciona, éste va avanzando hacia el centro de la lengua. Vamos cerrando la boca poco a poco.
  3. M: Corresponde al final del sonido. Cuando vemos que la reserva de aire llega al final, comenzamos a entonar la M cerrando los labios. Por lo que sonido queda en un murmullo entre los labios y los dientes.

Podemos empezar cantándolo en voz alta primero y luego, conforme se vaya avanzando más en la técnica, ir bajando el volumen hasta simplemente murmurar el mantra OM.

Basado en el libro GreenVivant por Facundo Bertranou

Facundo Bertranou

Facundo Bertranou

Co-Fundador at GreenVivant
Autor del libro GreenVivant. Diseñador gráfico de profesión, entrepreneur del mundo saludable, busca compartir lo que ha aprendido y reunir a expertos en bienestar para hacer de este un mundo más consciente, saludable y mejor.
Facundo Bertranou
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.