Mindfulness para deportistas y techies

Cuando hablamos de deporte, en lo primero que pensamos es en acción, movimiento, fuerza, energía.

El cuerpo se activa, los músculos se tensan y se relajan en una constante dinámica de movimientos. Movimientos que nos hacen sentir bien, experimentamos la libertad, la entrega. Conocemos nuestro potencial, desafiamos nuestros límites.

¿Pero qué pasa con el deporte de alto rendimiento y la competencia?

He escuchado a la mayoría de mis pacientes deportistas hablar de tensión, de paralizarse justo antes de cerrar un partido. De no poder entrar a la cancha y jugar. De sentir que su mente no los deja conectarse con su cuerpo y mucho menos con su potencial. A causa de estas situaciones, nace la psicología deportiva para entender y así poder ayudar a cada deportista a ser su mejor versión dentro (yfuera) de la cancha.

Opuesto al movimiento y a la acción que nos trae la actividad deportiva, mi propuesta y mi pilar de trabajo vienen de la mano de la serenidad y la meditación. ¿Podemos tener una mente calma mientras que nuestras pulsaciones se aceleran? Si, con mucho trabajo y dedicación, podemos lograr quietud mental incluso mientras estamos haciendo deporte. Una mente calma, siempre tomará mejores decisiones ya que su foco atencional está dirigido al lugar correcto.

Es así que conocí Mindfulness o atención plena en español. Esta técnica de meditación, proveniente del budismo trae una infinidad de beneficios para los deportistas. Sabemos que la concentración es una habilidad imprescindible (y entrenable) que nos ayuda a trasladar nuestra energía y conectarnos con aspectos que faciliten nuestro desempeño. La atención es nuestro cable a tierra nos dirige a lugares que pueden motivarnos o “bajonearnos”…básicamente, creo que somos donde nos lleva nuestra atención.

Mindfulness deportivo

Mindfulness llega a la psicología dentro de la rama de la psicología cognitiva y se instala en lo que llamamos la tercera ola. En este caso, no intentaremos más (cómo solíamos hacer) cambiar los pensamientos, ya que hoy sabemos que intentar cambiar un pensamiento negativo por uno positivo requiere de cierto esfuerzo que no queremos sumar a un deportista en acción. Ya tiene bastante con el cansancio físico y la cantidad de toma de decisiones que debe hacer bajo presión. Desde el Mindfulness, vamos a trabajar aceptando, contemplando esos pensamientos, simplemente observándolos y tomándolos como lo que son… pensamientos y no verdades absolutas. De ese modo los veremos entrar y así como entraron veremos cómo se irán. Esto nos quitará del piloto automático y experimentaremos el “awareness”, o DARSE CUENTA en español. Cuando me doy cuenta, cuando soy plenamente consciente de lo que estoy pensando, sintiendo y viviendo puedo elegir. Y ahí es donde entra la meditación, elijo hacia donde dirigir mi atención.

Pasado, presente y futuro: ¿Dónde está mi mente?

Cuando competimos, cuál máquina del tiempo, nuestra mente suele viajar al pasado y al futuro en menos de un segundo. Al pasado para reprocharnos “lo mal que jugué” “como pude perder ese punto”, básicamente para lamentarnos. Y al futuro para llenarnos de expectativas: “este torneo lo tengo que ganar”, “si gano mi ranking mejorará” etc. ¿Qué tienen de común estos pensamientos? Todos están enfocados en el resultado. ¿Qué nos traen los resultados? Expectativas. Y las expectativas vienen de la mano de la frustración. Profundizaremos estos temas en los siguientes artículos.
¿Donde quedó el presente? Teñido de reproches y expectativas el presente quedó nublado.

Tecnología y bienestar

Muse es un aparato tecnológico que trabaja con neurofeedback. Sus sensores captan las ondas cerebrales mientras meditamos y nos envía un sonido de la naturaleza acorde a nuestro estado mental. Poco a poco vamos conociendo nuestra mente y de qué manera entrenarla para reducir los pensamientos excesivos y así poder focalizar en lo relevante… nuestra respiración. Una vez terminada la sesión, podremos ver los resultados en un gráfico y ver si nuestra mente estuvo en un estado activo, neutro o calmo.

El entrenamiento mental basado en mindfulness y neurofeedback nos dará las herramientas para conocer nuestra mente y sobre todo, para entender de qué manera podemos ayudarnos a concentrarnos en el presente y así dar lugar a conectar nuestra cabeza y nuestro cuerpo, unidos hacia la búsqueda de nuestro potencial.

Ale Saavedra

Ale Saavedra

Ex tenista profesional, Lic. en Psicología y mamá de Kala. Mi trabajo se centra en potenciar habilidades y facilitar el crecimiento deportivo, personal y empresarial a través de Mindfulness.
Ale Saavedra
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.