Pranayamas, ¡energía en mi cuerpo!

¿Sabias que la respiración es una de las fuentes más importantes de energía? ¿Y que conecta nuestro cuerpo con nuestra mente? ¿Y que a través de ella eliminamos hasta el 90 % de las toxinas del cuerpo? ¿Y que solamente utilizamos el 30 % de nuestra capacidad pulmonar?

Estamos rodeados de energía gratis disponible. Sin embargo, en algunos casos no tomamos consciencia. Hay muchas formas de llevar a cabo una respiración consciente. Una de ellas, quizás la mas conocida, son los pranayamas. Pranayama es una palabra en idioma sánscrito que significa direccionar el prana, la energía vital sutil, hacia determinada parte del cuerpo.

Cuando hacemos pranayamas purificamos nuestro cuerpo físico y energético equilibrando los flujos de energía! Aumenta la energía en todo nuestro cuerpo. A través de controlar nuestro prana, podemos controlar nuestra mente y nuestras emociones. Además, esto nos puede traer muchísimos beneficios que no nos hubiésemos imaginado.

Cuando vamos a una clase de yoga, los pranayamas los hacemos después de las asanas y antes de meditar. Lo más interesante de esto es que podemos hacerlo en nuestras casas en cualquier momento.

 

Tipos de pranayamas

  • Kapalabhati: vitalizante.
  • Shodhana: equilibrante.
  • Brahmari: relajante.

 

Aprendé a hacer Nadi Shodana pranayama

Es el pranayama que equilibra los canales energéticos. Consiste básicamente en respirar a través de las fosas nasales, tapándolas una y otra de manera alternada. Para esto vamos a usar los dedos de la mano derecha.

  1. Comenzamos tapando la fosa nasal derecha. inhalamos por la izquierda y luego tapamos la fosa nasal izquierda y exhalamos por la derecha.
  2. Repetir este proceso 10 veces.
  3. Los dedos índice y mayor pueden estar apoyados suavemente en el entrecejo, mientras que el dedo meñique queda libre.
  4. La mano izquierda puede estar apoyada sobre el regazo con la palma en chinmudra.

Buscate un lugar ventilado en donde entre el sol. Sentate cómodo y con respaldo. Mantenete derecho pero sin hacer esfuerzo. Chequeá que no te duela nada así no te distraés. También podés sentarte como un indio, de piernas cruzadas, o con las rodillas flexionadas, la cola en los talones o con las piernas estiradas. Elegí la posisión más cómoda para vos.

Una vez que completamos las rondas, nuestros nadis estarán equilibrados y estaremos listos para sumergirnos en una profunda meditación.

Carolina Farias

Carolina Farias

Instructora y Profe de Yoga de la Fundación El Arte de Vivir. Contadora Pública y Lic en Administración. Divide su tiempo entre susclientes, sus alumnos y su familia . Viaja por el mundo para tomar cursos y seguir creciendo espiritual y académicamente, y poder compartirlo con todos!
Carolina Farias

Latest posts by Carolina Farias

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.