Tiempo de liberación: limpieza energética

Estamos llegando a fin de año y se nos presenta una maravillosa oportunidad para hacer un balance sobre lo acontecido durante el año y cómo lo hemos gestionado, además de hacer una evaluación de las cosas que queremos conservar y aquellas de las que necesitamos liberarnos.

En los últimos días del año las calles del microcentro se llenan de papeles que las oficinas arrojan desde sus ventanas en señal de “se acabó… ya no nos sirve más… ya paso”, y surge el acto espontáneo de soltar aquello que ya nos sirve, como una liberación. ¡Claro, podríamos cuestionarnos si es adecuado arrojarlo a la calle!, pero lo cierto es que funciona como un ritual que genera una gran alegría, alivio y nos permite dejar espacio para lo nuevo.

 

Podemos llevar esta limpieza a muchos niveles de nuestras vidas:

  • En el plano físico ordenando nuestros espacios y regalando o vendiendo aquellas cosas que ya no vamos a utilizar y que tal vez estuvieron guardadas en algún rincón de un placard, porque todas esas cosas representan energías que no movemos, que se estanca y que al quedarse quietas comienzan a corromperse.
  • También nuestro cuerpo merece que lo asistamos en este proceso de detoxificación, preparándolo para un buen descanso antes de las vacaciones. Dándole así la posibilidad de liberar las toxinas que se han acumulado durante un tiempo y quedaron depositadas en nuestras células y órganos generando bloqueos y perturbando los procesos que los distintos sistemas que nuestro cuerpo realizan.
  • En el plano emocional, es una buena oportunidad para sanar nuestras emociones y liberarnos de aquellas que nos hacen daño e intoxican nuestro cuerpo.
  • En el plano mental, soltar aquellas creencias o pensamientos negativos que intoxican nuestro cuerpo y nos sumergen en una realidad densa, oscura y deprimente que nos tira hacia abajo y no nos permite soñar ni crear una realidad óptima y en la que nos gustaría vivir.
  • También podemos evaluar qué conductas, qué relaciones y qué situaciones queremos repetir porque nos traen felicidad y alegría a nuestras vidas, y cuáles ya es tiempo de soltar porque se nutren de nuestra energía dejándonos debilitados e insatisfechos porque no hay un intercambio saludable.

 

Todas estas situaciones actúan como “parásitos” que viven de nuestra energía, ocupan un lugar, y además generan más toxicidad que daña nuestro organismo. El estancamiento y la mala administramos de nuestra energía ayudan a la proliferación de los parásitos en todos los niveles. Los alimentamos sin darnos cuenta hasta que comenzamos a tener los primeros síntomas de enfermedad

De todas formas, hay algunas cosas que podemos hacer para prevenir la proliferación de dichos parásitos:

  • Disponer un tiempo para ordenar en todos los niveles.
  • Poner atención en cómo gestionamos nuestra energía.
  • Observar en todos los niveles de manera minuciosa, qué queremos conservar y qué cosas no tienen más sentido para nosotros
  • Revisar los cuartos, cajones y espacios “oscuros y ocultos” que simbolizan lo inconsciente.
  • Chequear nuestro sistema de creencias, ya que consumimos mucha energía para mantenerlas activas y no siempre son beneficiosas para nosotros o nuestro entorno.
  • Tomar conciencia de quiénes están robando nuestra energía a través de relaciones que siguen patrones inconscientes dañinos.
  • Hacer una revisión de la forma en que nos alimentamos, para ver qué queremos nutrir y qué no.
  • Seguir un plan détox de alimentación.
  • Hacer algún plan “antiparasitario” invitando a salir de nuestro cuerpo y nuestras vidas a todo aquello que no queremos nutrir y que toma nuestra energía debilitándonos.

Tal vez podamos realizar esta tarea como un ritual de sanación y liberación, abriéndonos con alegría a soltar todo lo que ya no nos sirve, aradeciendo la experiencia porque nos ha dejado un gran aprendizaje y creando espacio para lo nuevo. Eligiendo de manera mucho más consiente y selectiva lo que queremos dejar entrar a nuestras vidas para crear nuevas experiencias.

Liz Alcalay

Liz Alcalay

Como terapeuta integrativa mi atención está enfocada en crear las mejores condiciones posibles para que cada persona pueda desarrollar su pleno potencial conectándose con su verdadera esencia más allá de los roles adjudicados familiar o socialmente.

Al abrirnos a la posibilidad de una mirada integradora que reúne el plano físico, emocional, mental, social y espiritual, podemos reconocer una realidad interrelacionada y así descubrir nuestra íntima conexión con la vida en todas sus dimensiones.

Cada persona es un ser único y singular, y es un objetivo de la terapia que no sólo podamos reconocer esa singularidad sino que también podamos abrazarla en su totalidad desde un corazón abierto y compasivo.
Liz Alcalay
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.