Si se decidieron a evitar el delivery y tener comida casera siempre a mano, quizás ayuden estas recomendaciones. Mi ABC de tareas para facilitarlo.

“Mise en place” es una expresión con la cual, quienes estamos ligados a la gastronomía, estamos muy familiarizados. Se trata de tener todo lo necesario y listo para llevar adelante una receta de cocina, en lo que a la preparación previa de los ingredientes se refiere. Para la mise en place de un pesto, por ejemplo, se requiere albahaca deshojada y limpia, ajo pelado, queso parmesano rallado, pimienta negra tostada, sal y aceite de oliva. En un restaurante, la mise en place de un plato fideos con pesto y vegetales asados consistiría en tener el pesto listo, la pasta marcada (esto es, precocida unos minutos), y los vegetales asados ya preparados.

Sin ser tan rigurosos, en nuestras casas podemos llegar a copiar algunas cosas del método que se emplea en los restaurantes: disfrutar de un plato hecho por nosotros mismos no tiene que ser un gran esfuerzo, en momentos de la semana en los que la comida debe estar resuelto con celeridad.

¿Cuáles son, entonces, los aspectos que deberíamos que tener en cuenta para organizar nuestra alimentación y planificar las comidas?

Primero y fundamental: Las compras. Uno más o menos sabe lo que consume en la semana y suele comprar más o menos lo mismo. Tiene su marca de pastas favoritas, su puré de tomates de cabecera, su carnicería, su pescadería y su verdulería. Si compran todo en un supermercado, ya es hora de que cambien . Están sacrificando calidad en pos de la comodidad y, además, están pagando todo seguramente más caro, lo cual resulta especialmente evidente en el caso de las verduras. Además de los fijos de siempre, es bueno dejarse sorprender por lo nuevo que está de temporada y nos llama la atención. Relajados, sin listas de compras, pero atentos. En mi caso, las compras de supermercado, que terminan siendo las menos importantes porque solo compro ingredientes secos, las hago el día domingo en donde estoy más tranquilo y puedo organizarme mejor.

Lo segundo es organizar la llegada a casa. Si bien ir a comprar alimentos es un programa divertido para muchos y un plomo para otros, conviene aprovechar ese impulso para darle algo más de valor a nuestra mercadería en lugar de tirar todo en la alacena. Si compraron verduras de hoja, por ejemplo, no las guarden así. Lávenlas, séquenlas y déjenlas listas en la heladera para consumir. Es bastante improbable que cuando vuelvan cansados del trabajo o del gimnasio tengan ganas de ponerse a lavar lechuga. ¿Es martes, pasaron por la carnicería y compraron cerdo? En lugar de guardarlo así, pónganlo directamente a marinar. Ya tienen un plato casi listo y si viene suena a mucho trabajo, marinar es simplemente agregar ingredientes que no requieren trabajo previo, todo junto en un recipiente y taparlo.

Mi idea no es que se pongan a marcar pasta para ahorrar tiempo, porque en sus casas no tienen que despachar comida para nadie más que para ustedes mismos y quienes los acompañen. Pero sí es indiscutible que contar con un buen repertorio de recetas aptas para comer en días posteriores y que sirvan como base para generar nuevos platos en poco tiempo, es algo que facilita mucho la tarea.

Aquí va mi ABC de tareas que nos pueden facilitar las comidas diarias:

·  Descongelar con tiempo: algo tan básico como bajar la comida del freezer parece una aclaración tonta pero que pocos respetan. Freezar es una técnica de conservación sobre la cual ahondaremos en futuras notas. Comprar para freezar aquello que lo permite no está mal. Lo que no es conveniente es dejar que los alimentos se descongelen a temperatura ambiente porque olvidamos hacerlo con anticipación. La proliferación bacteriana es mayor cuando exponemos productos con PHs neutros como la carne, por ejemplo, a temperaturas de entre 5 y 65°, o sea que la temperatura ambiente es ideal. Debemos considerar que un trozo de carne grande puede tardar dos días en descongelarse por completo si hacemos lo correcto y lo bajamos del freezer a la heladera.

.  Porcionar: Si compraron 1 kg de milanesas en su carnicería de confianza, por favor pídanle al carnicero que les divida la compra para que, ni congelen todo junto, ni se vean forzados a comer milanesas las próximas 5 comidas seguidas. Yo porciono hasta los panes que amaso. Como los conservo en la heladera y cuando amaso hago dos o tres, corto todos por la mitad y voy enfilmando por mitades y freezando. De esta manera, siempre tengo medio pan fresco en la heladera para ir directo a la tostadora. Todo lo que compren en cantidad, conviene porcionar.

.  Preparar las verduras: para evitar ir directo a la cómoda feta de queso y darle algo más de vuelo (y aporte nutricional), a nuestro snack, tener las verduras lavadas y listas para consumir pueden ser un buen comienzo. Esto, además de las mencionadas hojas lavadas, podrían ser también hinojos cortados en láminas finas con sal, pimienta, jugo de limón y aceite de oliva, se vuelven tiernos y deliciosos.

La próxima semana seguiremos repasando hábitos saludables para la organización de nuestra alimentación y algunas recetas para que también puedan poner en práctica. Su salud, su paladar y su bolsillo lo van a agradecer.

Gracias por leer!

 

Pedro Lambertini

Pedro Lambertini

Pedro Lambertini nació en Córdoba. A los 12 años se mudó a Buenos Aires y desde muy joven viajó por Europa, vinculando la comida y las diferentes culturas. Ya de pequeño cocinaba para familiares y amigos, especialmente influenciado por la cocina italiana de su abuela Rosa Mainero. Más grande, preparaba dulces y tortas por encargo para tiendas. Su experiencia laboral creció pasando por el hotel Caesar (junto a Germán Martitegui y Beatriz Chomnalez) y Sucre (junto a Fernando Trocca), entre otros. Tuvo un proyecto de cocina propia con servicios de pastelería gourmet para bares y restaurantes exclusivos. En 2006, Michael Legge le propuso abrir un restaurante con productos naturales y orgánicos. Así surgió “Natural Deli”, que desde entonces ha aparecido en numerosos medios de prensa, nacionales e internacionales, con sus recetas o prestigiosas críticas gastronómicas.En junio de 2011 se estrena “UNO Único, Natural y Orgánico”, su primer programa de televisión en la señal El gourmet, dedicado a productos de pastelería y panadería integral, utilizando cereales, semillas y granos para lograr productos ricos, nutritivos y novedosos. Desde entonces su presencia televisiva continúa: participó en las temporadas III y IV de la serie “Gourmet Responde”, protagonizó “Frutos de la Sierra. Córdoba” (2012) y en 2013 su tercer ciclo orientado 100% a la cocina saludable desde un lugar poco ortodoxo, filosofía que Pedro permanentemente divulga a través de sus distintas actividades. En 2014 estrenó su primera serie íntegramente grabada en el exterior (Alemania).
Pedro Lambertini

Latest posts by Pedro Lambertini

No Comments Yet

Comments are closed