Ducha de Nadis: Una técnica ayurveda para mejorar tu respiración

El lavado de nariz se utiliza como remedio natural para limpiar tus canales energéticos y lograr que fluya mejor el prana.

Para la medicina ayurveda, el secreto de nuestra salud se basa en la energía vital o prana. Esta energía es transportada a cada una de las células del cuerpo a través de canales llamados en sánscrito “nadis”, palabra que tiene varias interpretaciones: canal, río, pulso, vena o fluir. Existen alrededor de 72.000 nadis en nuestro cuerpo. Cuando están libres, el prana fluye y nos sentimos vitales y saludables. En cambio, cuando se obstruyen, aparecen los síntomas y las enfermedades.

De estos miles de nadis, los principales son tres, que se complementan y manejan nuestras funciones vitales:

Sushumna: es el central y más importante, que recorre toda nuestra columna vertebral y que opera especialmente cuando entramos en meditación.

Ida: vinculado con nuestra fosa nasal izquierda, la energía de la Luna, activa nuestro modo más reposado y contemplativo.

Pingala: relacionado con la fosa nasal derecha, la energía del Sol, prende nuestra eficiencia y acción.

 

¿Por qué es bueno mantenernos limpios?

Para eliminar toxinas que se acumulan en nuestro organismo por una mala alimentación, el smog o las situaciones y emociones que nos perturban, como el miedo, el enojo o la angustia, entre otros motivos. El ayurveda las llama “ama” (lo tóxico, lo no digerido, el caldo de cultivo de la enfermedad), y no solo se estancan en el cuerpo, sino también en nuestra mente.

Sin duda, de alguna u otra manera, todas stockeamos toxinas en el día a día, y limpiar los nadis nos ayuda a mantener en equilibrio cuerpo y mente.

Existen muchas maneras, podemos hacerlo a través de la meditación, pranayamas (técnicas de respiración), la repetición de mantras, los masajes ayurvédicos, la práctica de yoga o de cualquier actividad física y también a través del jala neti, la ducha nasal.

 

¿Cómo funciona la ducha de nadis?

La ducha de nadis es una técnica de limpieza de la nariz que utilizaban los antiguos yoguis de la India hace más de tres mil años. Como el yoga basa gran parte de sus beneficios en la respiración, es fundamental que el canal receptor, en este caso, la nariz, esté completamente limpio. Para esto, inventaron un método que les permitía lavar las cavidades nasales de manera eficiente, rápida, simple e indolora, que consiste en hacer pasar una solución salina de agua tibia por una narina, para que salga por la otra arrastrando toda la suciedad, mucus, bacterias, smog o cualquier impureza que esté alojada en la zona.

 

Para realizar un lavado de nariz o ducha de nadis, se usa una vasija especial, llamada “lota”, que tiene diversas formas y tamaños. Puede ser de plástico, de cerámica, de acero inoxidable o de cualquier material que no contamine el agua. Y tiene una punta de pico que encaja perfectamente en el hueco de la nariz, para evitar que el agua se salga por la misma fosa.

A veces, la solución salina se cambia por té de ciertas hierbas o por agua medicada. Y se puede jugar con la temperatura del agua, usándola más caliente para que se desprenda la mucosidad o más fría para vitalizar las terminaciones nerviosas de las narinas.

 

¿Cuáles son sus beneficios?

Ayuda a prevenir enfermedades como el resfrío o la gripe. Como los gérmenes son expulsados, no se desarrollan colonias de ninguna especie en las membranas nasales.

Es un método sencillo y casero. No se utilizan aparatos ni sondas y toma nada más que cinco minutos diarios.

Es indoloro y no es agresivo. Actúa por el simple principio físico de la ley de gravedad. El pico largo de la lota hace que el agua tome velocidad y arrastre toda la suciedad de la nariz.

Facilita y mejora la respiración. Saca todas las impurezas y residuos acumulados en el interior de la nariz.

Mejora la salud de ojos, garganta y oídos. Como interiormente todo está conectado, termina favoreciendo también las funciones auditivas, de fonación y de drenaje lagrimal.

Tiene un efecto relajante. Las fosas nasales contienen un montón de nervios y el paso del agua actúa como un masaje.

 

Paso a paso: la ducha de nadis

1. Llená la vasija hasta que el agua (a una temperatura agradable) se asome por el pico.

2. Ponele una cucharadita de sal dentro de la vasija y fijate que se disuelva bien. Algunas lotas vienen acompañadas de un cuenquito medidor. Es importante respetar la cantidad de sal, ya que es lo que hace que el método sea indoloro.

3. Revolvé durante 30 segundos.

4. En el baño, poné el cuerpo ligeramente hacia delante para que el agua caiga en la bacha e introducí el pico de la vasija en una de las narinas.

4. Incliná la cabeza hacia el lado de la narina que está libre y, con la boca abierta, dejá que la solución penetre por la fosa nasal y que salga por la otra, gentilmente, sin exhalar bruscamente.

5. Podés variar el ángulo de inclinación de la cabeza para mejorar la circulación de la solución; de esta manera va a adquirir mayor velocidad y a liberar obstrucciones dentro de la nariz.

6. Repetí el mismo proceso con la otra fosa nasal. Que sea un proceso continuo y relajado, si te tensás, es más complicado.

 

Secado:

1. Ubicá el torso hacia delante -casi en paralelo al piso-, incliná la cabeza, primero hacia un lado y luego hacia el otro, para que se escurran ambas narinas. Es recomendable que te quedes 30 segundos de cada lado y que exhales todo el tiempo de forma suave.

2. Con la cabeza hacia el frente, inhalá de manera pasiva y exhalá de forma enérgica, de manera rítmica, por ambas fosas nasales durante un par de minutos.

 

¿Cuándo realizar la ducha de nadis?

Lo ideal es realizar el lavado de nariz por la mañana, pero también es bueno que pruebes diferentes momentos del día para descubrir cuál es el mejor horario para vos. Por otro lado, para adquirir el hábito, se recomienda que al principio lo hagas durante un mes todos los días. Cuando estés más canchera con la técnica, podés hacerlo una o dos veces por semana, y vas a disfrutar de los beneficios de tener un nuevo ritual de limpieza que va a mejorar tu calidad de vida.

 

 

Expertos consultados: Dra. María Laura Colombo, Especialista en clínica, medicina ayurveda y Ricardo Filomena, Director del Centro de Ashtanga Vinyasa Yoga de Buenos Aires.

 

Otras Fuentes

Otras Fuentes

Green Vivant se hace eco de artículos relevantes, ligados a nuestras temáticas de interés, y los comparte con los lectores. La fuente original siempre está indicada en cada nota.
Otras Fuentes

Latest posts by Otras Fuentes

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Los comentarios se encuentran cerrados