3 trucos naturales para tus rituales de belleza

Limón, aceite de coco y pepino son tres alternativas sin aditivos excelentes para el cuidado de tu piel, cabello y uñas.

Cada vez estamos cobrando más consciencia de lo importante que es reducir al mínimo indispensable nuestro contacto con sustancias químicas y llevar toda nuestra atención a lo que la naturaleza nos puede ofrecer para suplantarlo. En esta nota te presentamos 3 ingredientes claves para lograr este objetivo.

Aceite de coco: tu nuevo aliado en el cuidado de la piel

El aceite de coco es un humectante excelente para el cuidado de todo el cuerpo, y además cuenta con propiedades antioxidantes que nos ayudan a combatir los primeros signos de arrugas y flacidez. Además contiene ácidos grasos para reestablecer el PH natural de la piel y nos ayuda a evitar infecciones por sus propiedades antibióticas.

¿Cómo utilizarlo? Directamente se puede suplantar la crema corporal diaria por un potecito de este aceite, que además rinde muchísimo más. En el rostro se puede utilizar como desmaquillante o como mascarilla exfoliante si la mezclamos con una cucharadita de bicarbonato de sodio.

Limón: el cítrico menos pensado para el cuidado del cabello

El limón es una de las alternativas más accesibles para cuidar el pelo. Sus propiedades ayudan a reducir el sebo, manteniendo el cabello limpio y brilloso por más tiempo. Además fortalece el cuero cabelludo ayudándonos a erradicar los problemas de caspa y estimulando también el crecimiento del pelo.

Diluído con un poco de agua, puede aplicarse 10 minutos antes de entrar en la ducha para luego ser removido con el champú de preferencia. Si la cabeza pica o tiene demasiada caspa, se lo puede mezclar con clara de huevo para hacer una mascarilla rápida y eficaz.

Pepino: una buena solución contra uñas quebradizas

Las uñas débiles son un problema bastante habitual, que puede vincularse al consumo de algún tipo de remedio, a la alimentación o a alguna enfermedad particular. El pepino cuenta con una gran concentración del mineral sílice que es ideal para resolver este tema.

Para utilizarlo simplemente hay que procesarlo o licuarlo y volcarlo sobre un recipiente en el que podamos reposar la punta de los dedos por unos 5 o 10 minutos. Luego se enjuagan y listo. Un tratamiento completamente inocuo que se puede realizar a diario y que despliega claros beneficios.

¿Con cuál de estas ideas les gustaría comenzar? Esperamos que les sirvan, y recuerden consultar con su médico ante cualquier consulta que pueda surgir. 

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.