Exterogestación: los segundos 9 meses

Uno de los tantos temores de muchos padres primerizos es que su bebé se acostumbre demasiado a estar en brazos y después no lograr que acepte permanecer en el cochecito o en la cuna sin protestar, sin reclamar contacto.


O que tome demasiado pecho y luego no quiera dejarlo. O que se duerma acompañado, acunado, arrullado, y ya luego nunca pueda dormirse solo. “Malcriarlos”, como se suele decir.
Todos los artilugios que la industria de los bebés nos vende para reemplazar pezones por chupetes y brazos por sillitas, junto a los tantos “profesionales” que nos dicen lo bueno que es que aprendan a dormirse sin ayuda desde el principio, que hay que poner límite al contacto físico evitando tenerlos todo el día en brazos, o que hay que dar el pecho con horarios y tantos minutos según nos marque el reloj, nos siembran ese temor a estar haciendo las cosas mal.

Porque ¿qué estamos haciendo mal? ¿Qué le pasa a nuestro bebé, que no acepta de buena gana el cochecito y escupe el chupete, mientras pretende estar pegado al pecho día y noche?

No es difícil dar respuesta a este interrogante. Sólo basta con conocer el concepto de “gestación extrauterina” o “exterogestación”. Tal como sucede con otras especies, los seres humanos nacemos inmaduros (incluso habiendo cumplido las cuarenta semanas de gestación), y necesitamos que durante los primeros nueve a doce meses de existencia fuera del útero materno nuestra vida se mantenga bastante similar a cuando estábamos dentro de este.

Eso significa:

  • alimento permanente y a demanda del bebé
  • contacto físico permanente, lo más parecido posible al que recibía mediante los límites naturales que ponía el útero al rodear su cuerpo completamente.

Hay una necesidad biológica de permanecer en ese continuum y de permitir que esa relación simbiótica que se genera entre mamá y bebé fluya para resguardar el adecuado desarrollo físico, emocional y psicológico de la cría humana.
No es casual que el final de este período de gestación extrauterina coincida con el inicio del desplazamiento autónomo, generalmente a través del reptado o el gateo.

Extracto de La Revolución de la Crianza por Vanina Schoijett

Compralo online

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.