Cómo prevenir el Cáncer de Mama según la Medicina Tradicional China

En la PARTE 1 de esta nota, explicábamos cómo la proteína animal, especialmente la Caseína de origen lácteo, está entre los principales precursores de células cancerosos en el cuerpo. La buena noticia es su contrapartida: el secreto está en la proteína vegetal.

Los alimentos de origen vegetal son ricos en nutrientes, bajos en calorías y altos en fibras. Producen y reactivan la regeneración celular y de tejidos, reducen procesos inflamatorios y alérgicos (los de origen animal los aumentan) retrasan el envejecimiento y ayudan en la eliminación de toxinas del cuerpo.

¿Cómo hacer para que el cuerpo reduzca “antojos” o adicciones a alimentos o sabores específicos? Supliendo correctamente sus necesidades nutritivas de macro y micro nutrientes. El consumo de proteínas de origen vegetal es el más adecuado para nuestro organismo, son alimentos que no generan toxicidad y ayudan a la regeneración celular.

Teniendo en cuenta los porcentajes de la primera parte de la nota, no estoy proponiendo que eliminen todo tipo de producto de origen animal de su dieta si no estaba en sus planes como prevención. Pero sí es muy importante bajar las cantidades. Reducirlo a menos de un 20% diario. Abarcando lácteos que quizás no tienen en cuenta, como la leche en polvo contenida en una galletita industrial, hasta un vaso de leche o porción de helado.

Yendo mas lejos, mi sugerencia es claramente eliminar de la dieta los lácteos procesados industrialmente, que suman tóxicos a nuestro cuerpo, entorpeciendo aún más nuestro Hígado y el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, y consumir en cambio lácteos provenientes de animales de pastoreo, sin aditivos o conservantes como tienen los lácteos comunes de supermercado.

Para pacientes con procesos oncológicos ya iniciados, suelo sugerir la eliminación completa, al menos por un tiempo, de todo producto de origen animal, siempre teniendo en cuenta la constitución de cada uno y sus posibilidades. Dado que cada plan lo realizo específicamente para cada persona, según el diagnóstico de MTC (porque no por ser una patología en común la tratamos de la misma forma en todos los seres) cada cuerpo es diferente y así cada tratamiento. Como depuramos nuestro hígado y prevenimos o tratamos así un cáncer, en este caso de mamas? Hay muchas cosas que podemos hacer desde la Medicina China.

Pasos para aliviar un hígado congestionado y desintoxicar el organismo:

El primer paso es siempre de eliminación, ya que para llenar una vasija con una preparación nueva, primero hay que vaciarla y limpiarla. Nuestro Hígado es el adicto, el órgano que desea cada vez más de lo que nos hace mal pero momentáneamente nos produce alivio. Él es quien se intoxica y sobrecarga con los excesos. Así, la primer premisa es:

1 – Comer menos: poco y liviano en cada comida.

2 – Eliminar o reducir los alimentos que intoxican al hígado.

·  Alimentos de origen procesado, industrial, con conservantes, químicos, colorantes, espesantes, endulzantes, etc..

·  Productos de líneas light.

·  Enlatados.

·  Embutidos.

·  Fritos.

·  Lácteos industriales de vaca: leche, yogurt, manteca, crema, queso crema, quesos frescos o blandos (sea portsalut, cremoso, mardelplata, etc.), productos como Actimel, Yakult, etc..

·  Harinas blancas y granos blancos refinados: pastas, arroz blanco, cous cous, panificados blancos.

·  Gaseosas, aguas saborizadas, jugos preparados o en sobre, etc..

Alimentos de origen animal: reducir a menos de un 20% de la dieta diaria como prevención. Si están en tratamiento suelo sugerir la eliminación total. Si son incorporados, sugiero todos de pastoreo y orgánicos como:

·  Pescados blancos y frutos de mar.

·  Carnes rojas y blancas de pastoreo u orgánicas.

·  Huevos orgánicos de pastoreo.

·  Quesos de cabra duros, blandos, feta, de untar, chevrotín, etc. Siempre artesanales.

·  Quesos de oveja.

·  Quesos de vaca artesanales de calidad orgánica y pastoreo, mejor de leche sin pasteurizar.

3- Incluir alimentos que regeneran al hígado y reducen la formación de células cancerosas.

·  Verduras de todo tipo, especialmente ajos, cebollas (mejor aún crudos), remolachas, y las crucíferas. Tienen altos contenidos de quercetina y componentes azufrados beneficiosos.

·  Granos y Legumbres (proteína vegetal) integrales, como el arroz integral, mijo, quínoa, los porotos (alubias o guisantes), lentejas, garbanzos y tofu.

·  Conservas caseras sin pasteurizar, como el chucrut para regenerar la flora gástrica e intestinal.

·  Especias, como la cúrcuma.

·  Frutas como los frutos del bosque o rojos, limones y manzanas.

·  Semillas y aceites de calidad y orgánicos, especialmente lino, chía y calabaza, siempre en crudo.

·  Microalgas como la Chlorella y Spirulina.

·  Panificados de origen orgánico y 100% integral o molienda fresca (nunca de supermercado), hechos con masa madre en vez de levaduras.

Quiero aclararles que estas son líneas muy generales para darles una idea de cómo iniciar una prevención, dado que lo mejor siempre es hacer una consulta con diagnostico y plan personal, mas aún para un tratamiento. Pero sin lugar a dudas hay mucho para hacer desde la prevención y también desde el tratamiento, con un enfoque serio desde la Medicina Tradicional China.

Espero les sirva, hasta la próxima!

 

Clara Schmiegelow

Clara Schmiegelow

Clara Schmiegelow es Doctora en Acupuntura y Medicina China, en 2008 recibe su titulo internacional avalado por la OMS y WFAS World Federation Acupunutra Societes. Profesora Certificada de Yoga del KYM en India.
Actualmente especializada en Alimentación desde la Medicina China usa los alimentos como forma de sanación, combinados con acupuntura, en la practica Clínica. Con un enfoque especial en el área de Maternidad, Fertilidad, Lactancia y alimentación infantil. Hoy reside en Hawaii y su practica clínica permanece online enfocada en alimentación holística desde la medicina china para pacientes a distancia
Clara Schmiegelow
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Los comentarios se encuentran cerrados