Consejos para combatir la anemia de modo natural

Propuestas para quienes sufren de esta afección y quieren saber más sobre las distintas opciones para incorporar hierro sin suplementos.

Según la OMS la anemia afecta al 24,8% de la población, siendo las mujeres no embarazadas el grupo en el que más se encuentra esta patología. Si bien lo más usual para tratar esta afección es el consumo de pastillas de hierro, la realidad es que las mismas suelen generar muchos efectos adversos dentro de los que se incluye la constipación, náuseas, mareos y pesadez estomacal.

Por este motivo muchas personas (más de las que se imaginan) optan por cambiar su dieta a la espera de mejorar sus laboratorios y por supuesto también los síntomas de la anemia que impactan negativamente en su calidad de vida. Si este es tu caso, esta nota te propondrá algunos consejos simples pero fundamentales para que tengas en cuenta.

Dos tipos de hierro

Existen dos fuentes desde las que podemos obtener el hierro de los alimentos y por lo tanto también dos tipos de hierro diferentes.  El Hierro Hemo es el más fácil de asimilar o el de mayor biodisponibilidad, y se puede encontrar en los alimentos de origen animal. El Hierro No Hemo es el que podemos adquirir de alimentos de origen vegetal como las legumbres, frutas secas, semillas activadas, y vegetales de hojas verdes.

Podemos asimilar hasta un 30% del hierro Hemo, mientras que sólo un 5% se puede absorver a partir de la fuente origen vegetal. Esto no quiere decir que si no consumimos carne estaremos destinados a sufrir de anemia. Existen distintas formas de ayudar a la asimilación del hierro vegetal y suplantar los minerales de origen animal.

¿Qué potencia y qué reduce la absorción del hierro?

En el caso del hierro Hemo, su biodisponibilidad puede verse limitada por el consumo de calcio y demás sustancias alcalinas que neutralicen la secreción ácida en el estómago. Por ello es ideal distanciar en dos horas el consumo de lácteos del de proteína animal.

La absorción del hierro No Hemo puede verse afectada tanto por el calcio como por fitatos, oxalatos, manganeso y tanatos (presentes en té, café y cacao). Para reafirmar la absorción del hierro vegetal entonces, además de consumirlo temporalmente lejos de dichas sustancias, lo ideal es incorporarlo acompañado de un potenciador como la vitamina C: naranja, tomate, kiwi, brócoli, etc.

Otra alternativa es combinar el consumo de ambos hierros para potenciar su absorción: una porción de carne con ensalada de espinaca y tomate, o lentejas con carne son sólo alguno de los ejemplos.

Lo ideal es que a partir de estos datos se pueda realizar una planificación de la alimentación que ayude a potenciar al máximo la asimilación de este mineral. Esperamos que te haya sido de utilidad, sea cual fuera la forma de alimentación que elijas.

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.