Detox tecnológico

Todo sobre la importancia de aprender a desconectarse para dar lugar a nuevas oportunidades.

Sin darnos cuenta, la tecnología condiciona cada vez más nuestra vida cotidiana, mediatizando nuestro contacto con el mundo exterior. En este contexto acelerado y lleno de estímulos, nunca parece hacerse un hueco o una pausa. ¿Cómo aparecerán nuevas ideas o cómo podremos escuchar nuestro interior si no paramos, si no nos permitimos, por ejemplo, aburrirnos?

Nos despertamos con la alarma del celular, la tablet es nuestra agenda, diario, libro, juego electrónico y funciona casi como un amigo. El celular ya no sólo sirve para llamar sino también para recibir mensajes de texto, emails, tomarnos fotos y hasta a veces lo usamos de linterna. Alrededor nuestro siempre vamos a encontrar a alguien conectado, mirando una pantalla, y serán pocas las ocasiones para establecer contacto visual con esas personas.

Hay que desconectarse para darle espacio a todo lo que existe debajo de ese ruido. El “detox tecnológico” es un concepto que está tomando fuerza como respuesta a esa invasión.

¿En qué consiste el detox tecnológico?

Cuando se habla de desintoxicación tecnológica, algunos autores destacan la posibilidad de abstenerse totalmente por un período de tiempo prolongado de los artefactos tecnológicos. Otros, en cambio, proponen una serie de consejos para implementar día a día, empezando a dejar poco a poco ciertas manías y hábitos dañinos, como por ejemplo desactivar notificaciones, eliminar apps, no llevar el cargador encima, etc.

Más allá de la manera en que nos permita darle más rápido un respiro a nuestra mente, lo principal es tomar consciencia del uso que estamos haciendo de la tecnología. El abuso empieza cuando los períodos sin acudir a nuestros dispositivos son cada vez más cortos y el vínculo que entablamos con estos aparatos es más estrecho y dependiente. Así llegamos al punto en que si olvidamos el celular, por ejemplo, aparecen la ansiedad, la irritación, el aburrimiento, la frustración, el estrés o el enojo, simplemente porque no lo tenemos encima.

No hay nada más sano que tomar consciencia cuando nos pasa algo así. Empezar por aceptar y ser sinceros con nosotros mismos. Cuando ponemos en práctica esto, tenemos más clara la situación, sabemos en qué terreno jugamos, si contamos con las herramientas suficientes o no, y todo eso nos dará la posibilidad de elegir cambiar.

Del libro Green Vivant, la guía del bon vivant saludable

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.