Fortalece tus huesos con Qigong

Los movimientos suaves y fluidos de esta práctica ayudan a estimular los huesos y rejuvenecer nuestro esqueleto.

Los huesos son parte esencial de la estructura del organismo: le dan soporte y forma al cuerpo físico, así como también son los responsables de producir las células de la sangre a través de la médula.

A medida que vamos creciendo los huesos empiezan a perder densidad, marcando un deterioro paulatino que luego se traduce en huesos frágiles y propensos a sufrir fractura. La disminución de la masa ósea progresiva es conocida como osteoporosis.

Qigong y huesos fuertes

La práctica correcta de Qigong, genera mayor presión sobre los huesos, estimulandolos a través de las posturas estáticas en “modo relax” y los movimientos suaves y fluidos en sintonía con una respiración profunda y suave. La consecuencia de esta modalidad de entrenamiento es la de rejuvenecer nuestro esqueleto, brindando mayor energía (Qi) y equilibrio. Este aspecto es fundamental para evitar el derroche energético producto de las malas posturas y las tensiones innecesarias.

A su vez, basándonos en el enfoque que nos regala la Medicina Tradicional China, son los  riñones los responsables de nutrir de energía a los huesos. Riñones fuertes crearán huesos fuertes. En este sentido, el Qigong como modalidad de MTC (Medicina Tradicional China), genera un impacto beneficioso en los órganos vitales, y por ende en los riñones.

Práctica de Qigong para los huesos “Sostener el cielo con las manos”

Paso 1: Ponerse de pie. Colocar los pies paralelos, alineados con las caderas.

Paso 2: Flexionar levemente las rodillas. Relajar el abdomen, pecho y hombros.

Paso 3: Desde la coronilla, imaginamos que un hilito nos tira desde ese punto hacia el cielo, alargando nuestra columna.

Paso 4: Colocamos ambos brazos, a la altura de nuestro ombligo, como si estuviésemos sosteniendo una gran esfera.

Paso 5: Intención en las manos. Las palmas de las manos observan hacia el cielo. Imaginamos que sostenemos una esfera en cada palma de las manos.

Paso 6: Relajación. Luego de configurar los pasos anteriores, dedicamos unos segundos a relajar nuestra musculatura. La gravedad nos sostiene.

Paso 7: Respiración.  Ojos cerrados. Practicamos una respiración abdominal suave, profunda y serena.

Permanecemos en la postura de 5 a 10 minutos. Luego, con mayor práctica podemos aumentar la permanencia.

A todos aquellos interesados en conocer más acerca del Qigong/ChiKung y profundizar al respecto, los invitamos a conectar con Aknanda Healing Arts: www.aknanda.org / info@aknanda.org. Presentamos nuestro Curso de Formación 2019 en Palermo, Buenos Aires. Toda la info, aquí: www.aknanda.org/instructorado

¡Buen Qi para todos!

Bharu

Bharu

Instructor at Aknanda Healing Arts
(Bharú) es Instructor internacional de Qigong, Medical Qigong, Kung Fu y Meditacion. Es Fundador de Aknanda Healing Arts.
Comenzó sus estudios en artes orientales desde temprana adolescencia, habiéndose formado en China, Indonesia, Tailandia y Argentina. Formado en medicina tradicional china, Shiatsu y técnicas especiales de respiración.
Hoy, se siente identificado con la práctica y transmisión de su propia metodología de trabajo “MÉTODO AKNANDA” como vehículo general, para desarrollar las capacidades individuales, la calidad de vida y la vitalidad de las personas.
Tuve la alegria de dictar clases, cursos y workshops en Argentina, Vietnam, Nepal, Costa Rica y Alemania.
Bharu

Latest posts by Bharu

Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.