Homeopatía, una método terapéutico diferente

La homeopatía se basa en el principio de similitud “lo similar cura lo similar”, que sostiene que una sustancia que causa los síntomas de una enfermedad en personas sanas curará lo similar en personas enfermas.

La homeopatía es un método terapéutico, es una rama de las ciencias médicas, descubierta por Samuel Hahneman (1755-1843).

Dicho método terpéutico actúa en una persona estimulando la reacción curativa espontanea del cuerpo, es decir, respeta la sabiduría del mismo. Provoca cambios a nivel físico, mental, emocional, y se caracteriza por una visión holística integradora.

 

Algunos motivos para acudir a la homeopatía

  • Herpes.
  • Gastroenteritis aguda.
  • Tos y catarros.
  • Traumatismos.
  • Los cólicos de lactante.
  • Úlceras varicosas.
  • Gripe y resfriados.

 

Los remedios son de origen animal, vegetal o mineral. La forma de presentación más conocida son los globulitos, pero también existen gotas, colirios, óvulos, cremas y papeles. Por ejemplo, existen diferentes remedios para los que se utiliza óxido de arsénico, cloruro de sodio, veneno de cascabel, hormona tiroidea. Otro detalle interesante es que los homeópatas suelen utilizar materiales infectados o productos patológicos como secreciones fecales, urinarias y respiratorias.

Puede ser utilizada en lactantes, niños, adultos, adultos mayores y durante el embarazo. En otras palabras, todos aquellos que quieran buscar otra opción para sanar sus dolencias pueden recurrir a la homeopatía.

 

Se utiliza ampliamente en muchas patologías, dentro de las cuales se destacan algunas:

  • Alergias cutáneas.
  • Respiratorias.
  • Afecciones gastrointestinales.
  • Trastornos del ánimo.
  • Ansiedad.

“En mi experiencia es una herramienta muy noble, con muchos beneficios, cada día que pasa me sigo sorprendiendo con los resultados evidenciados en mis pacientes”, dice Laura Saravia, Médica, Homeópata Unicista y Terapeuta Floral.

 

Proceso para la producción de remedios

Los homeópatas, a la hora de fabricar los remedios someten a la sustancia a 2 importantísimos pasos para que los mismos sean más eficaces:

  1. Dilución: Se le llama a la desconcentración progresiva de la sustancia. Para lograrlo, se la disuelve en agua o en alcohol hasta que se convierta en un remedio no perceptible.
  2. Dinamización: Consiste en agitar fuertemente el resultado que se obtiene del primer paso. La sustancia es agitada vigorosamente con 10 golpes duros contra un cuerpo elástico.

Como muchísimos otros métodos terapéuticos, la homeopatía fue y es muy cuestionada. Si bien algunos ensayos clínicos muestran resultados muy positivos, muchos profesionales del National Health and Medical Research Council australiano, la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes del Reino Unido y de la Oficina Federal de Salud Pública de Suiza sugieren que dichos resultados alentadores se deben al azar, métodos de investigación sospechosos y sesgo de información.

Sin embargo, los expertos en esta disciplina defienden la eficacia de la homeopatía acudiendo al efecto memoria que posee el agua. Según esta teoría, el agua es capaz de recordar las sustancias con las que ha estado en contacto y adquirir algunas de sus propiedades.

Nota redactada con la colaboración de la Dra. Laura Saravia.

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant
Sin comentarios aún ¡se el primero!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicacada.