¿Cómo prevenir la formación de células cancerosas? A través de nuestra alimentación, afirma la Medicina Tradicional China.

Lo importante es comenzar por el principio: entender qué sistemas de órganos están implicados y por qué. Para la Medicina Tradicional China (MTC), el Hígado es el principal órgano afectado en cualquier tipo de proceso oncológico. Sin importar si es el órgano afectado directamente por el cáncer, siempre vamos a tener que efectuar una depuración del Hígado y dejar de alimentar nuestro cuerpo de sustancias que afecten su correcto funcionamiento.

Para la MTC las mamas son reguladas por el Hígado*. Su Meridiano, o línea de energía circulante, atraviesa las mamas. De esta forma permanece a cargo de su correcto funcionamiento y fluidez de líquidos orgánicos por las mismas. Cualquier obstrucción (como puede ser un tumor en las mamas) se ve como un bloqueo generado por un Hígado en mal funcionamiento, intoxicado o “estancado” como dicen los chinos y suelo explicarle a mis pacientes.

La Caseína, principal proteína láctea, es el principal factor en la formación de células cancerosas en cuerpos humanos debido al consumo de lácteos. Hoy en día, los lácteos están en casi todo alimento procesado de la dieta promedio. Esta proteína es digerida principalmente por enzimas que se encuentran a un 80% en el hígado. Al digerir esta proteína, tóxica para el organismo, el cuerpo genera otra substancia sumamente tóxica y precursora de células cancerosas que es la Aflatoxina. 

Las proteínas de origen animal demandan una alta complejidad de trabajo al hígado, debido a su composición proteica y a la cantidad y calidad de grasas que tienen, entorpecen su funcionamiento e inhabilitan la correcta eliminación de tóxicos del cuerpo. Generando mayor propensión a enfermedades, entre ellas una de las más temidas por la mujer hoy en día: el Cáncer de mama. Para leer más, acá les dejo el link de un estudio hecho sobre los efectos del consumo de grasas y cáncer de mamas (las grasas son procesadas por el hígado).

La toxicidad de la Caseína fue corroborada en 1983 en la Universidad de Cornell, Usa. El experimento consistía en incorporar caseína en la dieta de ratones, a un 20% de su dieta diaria. Cuando eran expuestos a dietas de menor proporción láctea, la correlación con el cáncer se mantenía. El acceso e industrialización a los mercados de los lácteos, quesos y proteína animal generan un desbalance de oferta entre nuestras opciones. Vale aclarar que los ratones expuestos a una dieta de menor porcentaje lácteo pero a mayor proteína vegetal no presentaron ningún efecto sobre la producción de células cancerosas.

“De hecho, en 1983, mi grupo de estudio de la Universidad de Cornell demostró que podíamos activar y desactivar estadios primarios de crecimiento de células cancerosas en ratones con el simple acto de cambiar la cantidad de proteína animal que consumían. De la misma y asombrosa forma, cuando el cáncer era desactivado por un periodo de tiempo prolongado con una dieta baja en proteínas animales, podía ser re activado aumentando la proporción de proteína animal. El efecto era shoqueante. Cuando lo activaban, el crecimiento canceroso era robusto y vigoroso. Cuando lo desactivaban, se frenaba por completo. Cambios substanciales en el crecimiento de las células cancerosas, positivos y negativos, eran activados al menor cambio de ingesta proteica animal.” Este fragmento pertenece al libro “Whole” – De T. Collin Campbell. PhD. escritor de “The China Study”, un “best seller” y reconocido estudio hecho sobre la dieta de la población de China rural donde no consumían lácteos, y las bajas incidencias de cáncer que esto implicaba. Lectura recomendada si están interesados!

Acá van algunos links si están interesados en leer más sobre estos estudios.

The New York Times

T. Colin Campbell Center of Nutrition Studies

Seguiremos con más información sobre el consumo de proteínas de origen vegetal, que encontramos en legumbres, granos, semillas y verduras. A diferencia de la caseína, estas proteínas tienen efectos antiinflamatorios y desintoxicantes, entre otros. En la próxima nota, más detalles de qué comer y qué no comer,

¡las espero!

Clara

* En la MTC o Medicina Tradicional China, los órganos son interpretados como conjuntos de funciones que abarcan mucho más que las funciones fisiológicas comunes del órgano en cuestión. Se los escribe (y escribo para uds) con mayúscula, para diferenciar de los órganos y funciones que ya conocemos.

Clara Schmiegelow

Clara Schmiegelow

Clara Schmiegelow es Doctora en Acupuntura y Medicina China, en 2008 recibe su titulo internacional avalado por la OMS y WFAS World Federation Acupunutra Societes. Profesora Certificada de Yoga del KYM en India.
Actualmente especializada en Alimentación desde la Medicina China usa los alimentos como forma de sanación, combinados con acupuntura, en la practica Clínica. Con un enfoque especial en el área de Maternidad, Fertilidad, Lactancia y alimentación infantil. Hoy reside en Hawaii y su practica clínica permanece online enfocada en alimentación holística desde la medicina china para pacientes a distancia
Clara Schmiegelow