Un itinerario por las características del sueño en cada etapa del niño pequeño y algunos tips útiles para facilitar el buen dormir de la familia.
Sueño del recién nacido y hasta los tres meses.

Lo nuevo es lo que caracteriza el comienzo de esta etapa. Debemos tener presente que la familia y especialmente la mamá está atravesando el puerperio. Todas las experiencias vividas al comienzo de esta etapa son nuevas.

El bebé se está adaptando, otros sonidos, otros olores, otras sensaciones aparecen en su mundo.

El sueño no escapa a esta adaptación. Al nacer, el bebé debe ir cambiando su reloj biológico. Esto sucede en forma lenta. El sueño se alterna cada dos o tres horas con el despertar debido a la necesidad de alimentarse. Cuando la lactancia o la alimentación con biberón sigue un patrón de “libre demanda”, es decir, se respeta el ritmo de los bebés y son ellos quienes disponen cada cuánto quieren comer, las adaptaciones al ciclo de sueño-vigilia son más rápidas.

Tampoco hay que olvidarse de que a esta edad -menores de tres meses-, los bebés todavía no tienen bien establecidas las diferencias entre el día y la noche, los días transcurren sin solución de continuidad.

A medida que el bebé va creciendo ya será capaz de estar por más tiempo despierto y su sueño irá independizándose del comer.

 

El sueño del recién nacido:

– Está relacionado con la alimentación.
– Los horarios son caóticos.
– No distinguen el día y la noche.

Consejos para el recién nacido:

– Vestimenta cómoda para dormir.
– Diferencias de luz durante el día y la noche. Cuando duerma durante el día, mantener los estímulos luminosos. De noche, oscurecerle el ambiente, que duerma a oscuras y durante los despertares de las madrugadas, encender apenas una luz tenue.
– Diferenciar el ambiente con ruido del ambiente sin ruido.
– Establecer rutinas para los paseos, el baño etc.
– Establecer la hora “del afloje”.

El bebé de 3 a 6 meses.

El bebé de esta etapa es curioso y está atento al mundo que lo rodea.

El bebé de alrededor de seis meses ha comenzado a internalizar las rutinas. Es fundamental recalcar la importancia de las mismas: mantener los horarios de las comidas, del paseo, de las siestas.

Darle la última mamada o mamadera en su cuarto o lugar donde pasara la noche, con una luz tenue y, al finalizar su alimentación, acostarlo semi-despierto en su cuna.

El niño deberá acostumbrarse a dormirse por sus propios medios, es decir que él solo vaya encontrando situaciones que le permitan entrar en el sueño. Moverse tranquilo, cantarse o balbucear son diferentes recursos que los bebés utilizan.

A veces los niños presentan resistencia para dormir. Si al ponerlo en la cuna el bebé llora podemos hablarle, tocarlo, tratando de intervenir corporalmente lo menos posible, pero estando a su lado. En mi opinión, no es lo mismo llorar en soledad que acompañado.

Durante el día, el bebé realiza pequeñas siestas repartidas durante la mañana y la tarde y puede dormir, en total, hasta cuatro a seis horas diarias. Generalmente, un bebé que se duerme tranquilo en su cuna se calma fácilmente sin necesidad de levantarlo.

Niños de 6 meses a un año.

El pequeño en esta etapa disfruta de participar de su entorno. Ya puede manifestar respuestas agradables o desagradables. Llora, grita, se ríe a carcajadas.

Aparece la selectividad ante las personas, ya no se calma con las personas que no conoce, prefiere ante todo a la mama y al papa. Aparece la “angustia del octavo mes”, angustia a los extraños, que puede manifestarse de día o durante la noche o en ambas ocasiones.

En esta etapa el niño ya sabe de los horarios de la casa, y por sobre todo reconoce el NO, “eso NO se toca”, reconoce los limites, reconoce por supuesto la hora de dormir.

En el establecimiento de los ritmos de sueño y vigilia colaboran las costumbres del ambiente, del cual dependen fundamentalmente los estímulos que el lactante recibe. El exceso de actividades y la sobre-estimulación excitan al niño y le impiden conciliar el sueño.

Cuando las interrupciones del sueño nocturno siguen siendo un problema, existen sugerencias que tal vez ayuden a que el niño retome su sueño. Las compartiremos en la próxima nota!

Para seguir leyendo...
 Hasta la próxima!

 

Green Vivant

Green Vivant

Donde quiera que te encuentres Green Vivant puede ayudarte a tomar el primer paso hacia una vida más natural, saludable y consciente.
Green Vivant

Latest posts by Green Vivant